¿Cuáles son las diferencias entre el agua de colonia y el perfume?


Su principal diferencia radica en el porcentaje de esencia que contienen, lo que hace que su fragancia perdure más o menos en el tiempo. Descubre cómo aplicarlos y cuando decantarte por una u otro dependiendo del momento del día o de la ocasión

El mundo de la perfumería es tan vasto y extenso que a menudo nos perdemos entre tantos aromas y tantas opciones de compra. Una de las principales cosas que se deben tener en cuenta antes de invertir en una fragancia, así como a la hora de usarla, es conocer las diferencias que existen entre las aguas de colonia y los perfumes.

Agua de Colonia: LIGERA Y FRESCA

El agua de colonia ya era utilizada en la Antigüedad por hombres y mujeres para perfumarse y desprender un agradable olor. Es la alternativa que contiene menos alcohol en su composición, pero también la que menor cantidad de esencia lleva. En concreto, suele presentar tan solo un 1%. Por eso, su fragancia va disminuyendo con el paso de las horas después de aplicarse, hasta casi desaparecer por completo.

  Chelo García-Cortes arropada por "su familia"

Al ser menos intensa que las aguas de perfume, se puede emplear sin miedo en distintas partes del cuerpo. Sin lugar a dudas es la única opción recomendada para bebés, pero también para personas con pieles sensibles o con alergias. Además, la colonia es perfecta para el día a día o para salir a pasear, ya que son fragancias ligeras y frescas. Por si esto fuera poco, también tienen un precio bastante asequible.

Perfume: PURA INTENSIDAD

Por el contrario, las aguas de perfume contienen mucho más alcohol que las colonias, así como esencia. Por eso, su fragancia es mucho más intensa y puede perdurar durante horas. Son la mejor alternativa para ocasiones especiales, aunque siempre es conveniente aplicarlas con mesura. La parte interna de las muñecas y rodillas y la posterior de las orejas son las mejores zonas para echar unas pequeñas gotas sin excederse.

Cuando el frasco sea en formato espray, es muy importante suministrarlo a cierta distancia del cuerpo, al menos a diez centímetros. Asimismo, se aconseja evitar rociarlo directamente sobre la ropa, ya que podría estropear algunos tejidos con el paso del tiempo. Su precio es más elevado, pero el aroma dura mucho más.

Deja un comentario