Trucos para oler siempre bien

Una buena higiene, una fragancia que se adapte a la perfección a nuestra piel o una alimentación adecuada son claves si queremos que nuestro rastro olfativo sea agradable.

Seguro que conoces a más de una persona —si es que no eres tú una de ellas— que siempre, pase lo que pase y en cualquier condición, huele bien. Sin duda, una cualidad más que envidiable a la que todos podemos aspirar siguiendo algunas pautas. Y es que, aunque parezca mentira, no se trata de magia, sino de una conjunción de diversos factores que tiene como resultado una fragancia corporal agradable en todo momento e incluso inolvidable en algunos casos.

LOS BÁSICOS

Una buena higiene diaria resulta indispensable para oler bien. Aquí son muy importantes la elección del gel y del champú, ya que su fragancia suele perdurar a lo largo de las horas. Lo mismo ocurre con la de la crema o el aceite corporal y otros cosméticos. Por otro lado, también es fundamental llevar la ropa limpia. De nada sirve oler fenomenal e invertir en una colonia carísima con un aroma maravilloso si luego nuestras prendas desprenden olor a sudor o humedad. Un truco que funciona muy bien es usar perlas de perfume en la colada, además del detergente y el suavizante. Eso sí, es importante que las fragancias sean similares.

¡COME BlEN!

Otro de los factores determinantes a la hora de no oler mal es comer de manera sana y equilibrada. Los ultraprocesados o determinados alimentos pueden hacer que nuestro olor corporal sea demasiado fuerte. Lo mismo ocurre con el alcohol y los refrescos azucarados. Asimismo, una buena hidratación es esencial. Como mínimo, hay que beber un litro y medio de agua al día. Por último, ni qué decir tiene, que el tabaco es el peor enemigo de los aromas agradables.

EL PERFUME

Por último, es de vital importancia elegir correctamente aquellas fragancias que mejor se adapten a nuestra piel y que mejor encajen con nuestra personalidad. No tienen por qué ser siempre las mismas, ya que incluso es aconsejable que se varíen según la estación del año, el estado de ánimo o la ocasión. Pero si deben ser escogidos con mimo y esmero. Además, resulta imprescindible aplicarlos en lugares clave como las muñecas, la nuca o en la parte de atrás de las rodillas. De esta manera, el aroma perduraré durante más tiempo, logrando que olamos siempre bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: