Un talle fino y un vientre plano han sido sinónimo de belleza femenina durante siglos. Conseguirlo no es tarea sencilla, pero tampoco imposible gracias a los siguientes consejos.

Aunque el pecho, las caderas, los muslos y los glúteos suelen ser las partes del cuerpo a las que más importancia se da, la cintura desempeña un papel clave en una figura bonita. Tanto es así que ha sido el atributo de belleza femenina por excelencia durante siglos.

Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de ella hasta que llega el momento de ponerse el bañador o el bikini. Un grave error, ya que si la cuidamos, tanto por fuera como por dentro, durante todo el año no solo no tendremos que preocuparnos por su aspecto en verano, sino que podremos presumir de tipo siempre y con cualquier estilo de ropa.

ADIÓS HINCHAZÓN

Conseguir una cintura fina y un vientre plano no resulta una tarea sencilla, pero si nos esforzamos y seguimos estas pautas no es tan complicado. En primer lugar, es fundamental llevar una dieta sana y equilibrada y evitar determinados alimentos y bebidas que contribuyen a la hinchazón. Por ejemplo, los refrescos con gas y la cerveza, las legumbres, los productos con gluten o lactosa y verduras como la coliflor, el brócoli o las coles de Bruselas.

  Cepillos limpiadores

Mascar chicle con mucha frecuencia o comer demasiado rápido tampoco son recomendables. En cambio, lo que si ayuda a rebajar el volumen de la tripa es incluir albahaca o estragón en nuestros platos. Por otro lado, los ultraprocesados y las carnes rojas tampoco se aconsejan, ya que pueden provocar que se acumule grasa en la cintura.

INDISPENSABLES

Caminar todos los días al menos medía hora, realizar un par de veces a la semana, una tabla de ejercicios para trabajar la zona abdominal, respirar correctamente y algunos cosméticos, como las cremas reductoras específicas para esa parte del cuerpo, también son indispensables para presumir de cintura de avispa.

Deja un comentario