TAMARA FALCÓ TRIUNFA entre los fogones

La hija de Isabel Preysler ha debutado con gran éxito en su nueva aventura televisiva, ‘Cocina al punto’ ganándose, una vez más, la simpatía del público.

Tamara Falcó (38) fue la gran revelación de la última edición de ‘MasterChef Celebrity’ gracias a su sorprendente destreza frente a los fogones, pero sobre todo por su espontaneidad, su buen carácter y su sentido del humor.

 

Las mismas cualidades con las que se ha metido en el bolsillo a los espectadores desde el minuto uno en su nueva aventura televisiva. Y es que ‘Cocina al punto con Peña y Tamara’ -de lunes a viernes a las 13 horas en La 1- está recibiendo muy buenas criticas desde sus primeras emisiones. Cada día, el cocinero Javier Pena (41) elabora una receta que la hija de Isabel Preysler (69) realiza al mismo tiempo, siguiendo sus instrucciones y planteándole las dudas que le surgen durante el cocinado. La buena química existente entre el chef y la diseñadora de moda es más que evidente y, a las habituales risas y bromas, se unen de vez en cuando cumplidos y piropos, en un ‘tonteo’ que recuerda al que Tamara mantuvo con Jordi Cruz (42) durante su paso por el ‘talent show’ de cocina.

Cocina al punto con Peña y Tamara
Cocina al punto con Peña y Tamara

 

INVITADOS FAMOSOS

El programa, que también recorre el país con el objetivo de enseñar su riqueza gastronómica, cuenta además con la presencia de unos comensales de lujo, invitados especiales que acuden a probar los platos cocinados. Así pues, el lunes de estreno fue el diseñador Juan Avellaneda (37) -intimo de Tamara desde que coincidieron en ‘MasterChef Celebrity-‘, quien quiso apoyar a su amiga en su debut. Otro de los días fue Agatha Ruiz de la Prada (59) la encargada de llevar a cabo la cata. De esta manera, las dos pasioes de Falco, la moda y la cocina, se dan la mano en su recién estrenado programa de televisión.

 

TAMARA FALCÓ RECUERDA A SUS PADRES

Con su característica naturalidad, Tamara también ha hablado de su célebre familia mientras cocinaba. La joven ha confesado que la responsable de que haya tardado tantos años en desarrollar su talento culinario ha sido su progenitora. “Siempre me ha gustado, pero nunca me dejaban hacer nada en casa porque a mi madre le daba miedo el fuego y ella odia el olor a cocina”, explico Falcó, que, como era de esperar, también se ha acordado de su padre, quien le inculco el amor por la gastronomía, aunque ella no siempre lo valoro.

“Me hablaba de los grandes avances de nuestra cocina, pero yo no sabía apreciarlo”, aseguró.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: