Tamara Falcó celebra su primer año de amor con su novio: «Soy muy feliz con Íñigo»

La hija de Isabel Preysler vive su momento más dulce como una estrella mediática cotizada, habiéndose ganado el cariño del público y enamorada de Onieva, con el que está «encantada» y que podría llevarla al altar próximamente.

Tamara Falcó (39) ya es una estrella por derecho propio y hace tiempo que abandoné el título de «hija de» para convertirse en un personaje con un futuro prometedor. Tanto es así que Amazon Prime ha estrenado un documental sobre su vida, que analiza la personalidad y las vivencias de la marquesa de Griñón a través de un recorrido por su infancia y juventud con ella misma como protagonista. En él muestra esa personalidad arrolladora, natural y espontánea que conquistó al público en MasterChef`Celebrity 4 y que hizo que cambiara la imagen que muchas personas tenían de ella. No solo se alzó con el triunfo en el talent culinario, sino que en ese momento comenzó su ascenso imparable como imagen de varias firmas y como colaboradora de televisión. De eso hace ya dos años, en los que su agenda ha estado llena de compromisos, pero en este tiempo también ha habido un espacio para el amor. Hace un año comenzaba una relación con Íñigo Onieva (32), un ingeniero al que conoció por unos amigos comunes y con el que se dejó ver con total naturalidad por las calles de Madrid paseando, cenando y disfrutando de su tiempo libre. Doce meses después han celebrado su primer aniversario como pareja en una cena para dos muy especial que Tamara ha querido compartir en sus redes, en las que ha dedicado este bonito mensaje a su pareja: «Eres de fuera de este mundo. Por muchos años más juntos»,

LLEVA BIEN LA PRESIÓN

Y es que la hija de Isabel Preysler (70) confiesa en su documental que vive una de las épocas más satisfactorias a nivel sentimental. «Soy muy feliz con Íñigo. Estamos encantados», admite con una gran sonrisa. No en vano, Tamara reconoce que la popularidad que arrastra desde la cuna ha sido un inconveniente en este terreno de su vida y explica que incluso uno de sus exnovios le argumenté, antes de dejarla, que ella le gustaba mucho, pero no todo lo que la rodeaba. «Alguien que te quiere no le puede gustar solo una parte de ti», explica ella con naturalidad. Esto no ha sido un problema para Íñigo, que, según la marquesa, tiene la «suficiente personalidad» para que la presión mediática no le afecte y ha llevado esta circunstancia «fenomenal». «Lo que más me gusta es su personalidad, es siempre superpositivo y tiene mucha energía», afirma Falcó sobre su novio, al que define como «muy inquieto». Lo cierto es que al comienzo de su relación fueron muchas las voces que no les auguraban una larga relación porque eran muy diferentes, pero eso es precisamente lo que los ha unido más como pareja. «Yo le aporto paz y él me aporta la parte divertida que me hacía falta en mi día a día», cuenta Tamara, que también ha querido aclarar que nunca se ha sentido presionada por encontrar novio porque esté «superfeliz» estando sola. Una dicha que también disfruta en pareja. Además, Íñigo se ha integrado ala perfección en su círculo de amigos y dos de sus íntimas creen que es un compañero estupendo en esta etapa tan dulce que está viviendo la marquesa.

MÁS CERCA DEL «SÍ, QUIERO»

Y no solo sus amigos adoran a Íñigo; también ha sido muy bien acogido por la familia de Tamara y ha compartido mesa y mantel con su hermana Ana (32) y su marido, Fernando Verdasco (37). De la misma manera, Falcó es una más entre los Onieva y participa de sus planes familiares. Su relación va viento en popa y su entorno no descarta que más pronto que tarde sellen su amor en una romántica boda, que seguro se convertiría en el enlace del año. Eso sí, aunque Isabel Preysler confiesa que estaría encantada de ser abuela de nuevo, Tamara no tiene prisa ninguna por ampliar la familia. «Ya veremos, Dios proveeré», asegura risueña.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: