Rocío Carrasco. El precio de la mentira

Rocío Carrasco. El precio de la mentira

Rocío Carrasco. El precio de la mentira

Aunque Carrasco asegura que ahora se siente «liberada» y «más fuerte», su relato ha dinamitado del todo la relación con su familia y con sus hijos. «No sé si estoy más cerca de ellos después de lo que he contado», reconoce.

En la emisión del último capítulo de la docuserie ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, la hija mayor de ‘la más grande’ ha puesto el punto final al relato de su dramática historia.

Y, aunque asegura que todavía le falta «un poco» para renacer del todo como el ave fénix que lleva tatuada en la espalda, Rocío Carrasco (44) hace un balance muy positivo de la experiencia: «Me siento en paz conmigo misma, liberada, escuchada y creída, y para mí eso es el principio de algo muy importante».

Tras 20 años de silencio, el haber dejado salir los demonios que tanto la atormentaban y haber señalado públicamente a antonio david flores antonio david flores ANTONIO DAVID FLORES (/15) como su «verdugo» y responsable de su calvario la han ayudado a convertirse en una mujer «más fuerte y más segura» y a sentirse «orgullosa» de sí misma.

Además, la oleada de apoyo que ha recibido también le ha devuelto las ganas de seguir adelante y ya no mira al futuro con miedo, sino con ilusión. De hecho, esté dispuesta a aprovechar su tirón mediático para volver a la tele porque, según dice, «ya es hora de hacer cosas», y ha anunciado que en otoño se emitirá la segunda parte de la docuserie. Bajo el título ‘En el nombre de Rocío’, desvelaré. por fin los verdaderos motivos del distanciamiento con el clan Mohedano.

Pero al margen de ofertas laborales, si hay algo por lo que realmente le ha merecido la pena abrirse en canal ha sido por lograr el que ha sido su principal objetivo: solicitar que se reabra la causa contra su exmarido.

«Confío y espero que aparezca un juez o un fiscal y quieran escucharme, que es lo único que ansío. Yo espero que haya posibilidades suficientes para que se reabra. Y me enfrento a esta etapa nueva de mi vida deseando que la justicia me acompañe de la mano», asegura serena.

UNA GUERRA SIN FIN

Sin embargo, aunque la mujer de Fidel Albiac (48) prefiera quedarse solo con lo bueno que le ha generado la docuserie, no hay duda de que también le ha acarreado unas consecuencias no tan positivas. Su relato y la dureza con la que ha hablado de sus propios hijos, además de su intención de sentar de nuevo en el banquillo a Antonio David, han dinamitado las posibilidades de reconciliación con Rocío (24) y David Flores (22), algo de lo que ella es plenamente consiente:

«No sé si estoy más cerca de ellos después de lo que he contado». Y, aunque se le quiebre la voz pronunciando estas palabras, se sigue mostrando reacia a propiciar un acercamiento con ellos, ya que insiste en que siguen «manipulados».

Ademas, el hecho de que ambos se mantengan al lado de su padre elimina cualquier posibilidad de reencuentro. Lo mismo que ocurre con el resto de su familia, que no piensan perdonarle todas las críticas y reproches que les ha dedicado. De hecho, los dos bandos de esta guerra han vuelto a quedar patentes con motivo del 15.° aniversario de la muerte de Rocío Jurado. Mientras que Gloria (66) y Amador Mohedano (67), Rosa Benito (65), José Ortega Cano (67), gloria camila GLORIA CAMILA (25) y Rocío y David Flores, entre otros, asistieron a una misa en honor de la cantante y después se reunieron frente a su tumba,

Rocío Carrasco prefirió ir sola días después. Un regreso a Chipiona, la tierra de su madre, a la que no había vuelto desde el entierro de la artista y que es la mejor prueba de que es una mujer nueva.

Sin embargo, su fortaleza podría quebrarse nuevamente si se cumple lo que muchos dan por hecho: que su hija contara su versión de la historia en otro documental.

Algo que será un trago muy amargo para su madre:

“Nunca estaré preparada para que mi hija me niegue, pero cuento con ello, aunque me dolería».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: