Rocío Carrasco a punto de perder todo lo ganado

En un año y ocho meses, la hija de la Jurado ha pasado de ser el talismán de Telecinco, arrasando en audiencias, a perder el favor del público, al que no ha interesado el documental en el que retrata a su familia con unos hechos que pocos han creído y que actualmente abocan a que Rocío Carrasco este a punto de perder todo el crédito ganado en los primeros meses de su “regreso” televisivo.

Rocío Carrasco: De estrella… a estrellada

Rocio Carrasco De estrella... a estrellada 1 513x1024 - Rocío Carrasco a punto de perder todo lo ganado

Rocío Carrasco (45) ha cerrado una etapa clave de su vida, que arrancó en marzo del año pasado, cuando decidió poner fin a un largo silencio de dos décadas y contar su historia en primera persona. Tras años escuchando especulaciones sobre las razones que la habrían llevado a no hablarse con nadie de su familia, tomó las riendas y decidió contar su verdad, dejando a todos sorprendidos, ya que su relato distaba mucho de lo que se había contado durante años en los medios de comunicación, en boca, sobre todo, de miembros de su familia y de su exmarido, Antonio David Flores (47).

El 21 de marzo de 2021, medía España enmudeció escuchando el sufrimiento y la desesperación que aseguró haber pasado. Su traje fucsia se convirtió en un icono y después, en lo que se llamó la ‘marea fucsia’, compuesta por todos sus seguidores, que la han apoyado hasta el final sin fisuras. De estar en el olvido profesional, al menos como presentadora, se convirtió en la estrella del momento con ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’.

Era el personaje del que todo el mundo hablaba y abrió un debate social nunca visto hasta el momento, que llegó incluso hasta la clase política. Durante 13 capítulos de la docuserie, a la que siguió una entrevista final, la mujer de Fidel Albiac (49) lideró las audiencias y una medía de dos millones y medio de espectadores -que el día de su estreno llego a los tres y medio escucharon lo que había callado tantos años.

De esta manera, la hija de Rocío Jurado desmontó lo que se llamó desde la cadena ‘la gran mentira de la prensa del corazón’, y muchas personas cambiaron la visión que tenían de ella. Su testimonio desgarrador no dejó indiferente a nadie, pero, tras acabar su docuserie, quedaron muchos interrogantes abiertos. En realidad, todos los que afectaban a la familia Mohedano y a sus hermanos, así que decidió volver a sincerarse en ‘En el nombre de Rocío’.

Un documental que ha llegado a su fin, aunque esta vez lo ha hecho de una forma más que discreta, en lo que muchos periodistas no han dudado en calificar como una salida de Rocío Carrasco «por la puerta de atrás».

  Gente que sobra: Isabel Rábago

MUY AGRADECIDA

Lo cierto es que los datos de audiencia no la han acompañado, y apenas un millón de personas la han seguido en esta última aventura profesional, que, además, fue emitida previamente en la plataforma de pago de Medíaset. Quizá haya tenido algo que ver que todo lo que ha contado sobre sus padres, los viudos de estos, la familia Mohedano o sus hermanos, entre otros, ya había tenido su repercusión en los medios, que se hicieron eco de esa primera emisión, y no ha sorprendido a la audiencia tanto como su primer relato.

Otras voces apuntan a que muchos telespectadores estarían también cansados de su historia personal, que resulta apasionante, pero un año y ocho meses después ha acabado agotando a la audiencia. No en vano Rocío y todo lo que la rodea lleva siendo noticia de forma continuada desde hace muchos meses, bien por ella misma o bien por todos los periodistas que la apoyan y salen en su defensa en cualquier tema referente a su familia.

Sea por la razón que sea, la única realidad es que su documental no ha tenido el final que la cadena esperaba. Lo que si se ha cumplido es el propósito que se fijó la Carrasco: poner las cartas sobre la mesa y explicar por qué no se habla con nadie de su familia ‘mediática’ Una oportunidad que ha agradecido a la cadena, a la productora y a sus compañeros con estas palabras:

«Quiero decir que esta andadura empezó hace dos años, ha sido un camino muy duro, pero un camino muy sanador, muy bonito y muy satisfactorio. Ha sido un camino donde todos estos que están aquí -en referencia al equipo que ha hecho las docuseries y los que están en sus casas, la marea fucsia, no me han soltado de la mano ni un segundo».

Entre lágrimas y fundiéndose en un sentido abrazo con su amigo Jorge Javier Vásquez (52) cerraba esta etapa de su vida con la vista puesta en el futuro: «Se acaba esto, pero comienzan cosas nuevas. Se acaba el tener que explicar la realidad, que ya era hora. Es el comienzo de una nueva etapa».

UN FUTURO INCIERTO

La verdad es que ahora se abre un futuro incierto para Rocío, ya que ha cruzado la línea roja que se autoimpuso de no hablar de su esfera más íntima, y esto la deja más expuesta que nunca ante los medios. Además, parece complicado que vuelva a trabajar como presentadora, puesto que su nombre está ligado a todo lo que ha contado y vaya a donde vaya, quizá su historia personal, pese más que otros aspectos.

  El nuevo amor de Joaquín Prat

Lo más sencillo seria que encontrara acomodo en algún formato relacionado con la causa que abandera y con el feminismo, pero con los cambios que se avecinan en Medíaset todo está por ver. Su plan más inmediato es preparar una docuserie sobre su padre, Pedro Carrasco, tal y como comentó. Lo que no desveló es si ella misma será la protagonista o se tratara simplemente de un documental biográfico sobre el boxeador o un producto de ficción. Sin duda, seguirá volcada con el museo que inauguró en Chipiona en homenaje a su madre y recibiendo el cariño de todas esas personas, que son muchas, que han creído su historia y la han apoyado.

A su lado, como no podía ser de otra manera, estará Fidel, su marido, su compañero de vida y la persona que, asegura, la salvó cuando ella se cansó de vivir. Juntos, como siempre han hecho, afrontaran lo que venga, pero no parece que vaya a ser un oasis de tranquilidad. Rocío ha hablado y fue su tío, Amador Mohedano (69), quien aseguró que cuando ella acabara de dar sus razones llegaría el turno de su familia de defenderse de lo que creyeran oportuno.

Y lo cierto es que el retrato que ha hecho la hija mayor de la Jurado ha dejado su imagen por los suelos, tachándolos de ser unas personas interesadas solo por el dinero y con poca empatía e inteligencia. «Manada de alimañas» es solo uno de los muchos calificativos peyorativos con los que los ha definido.

Ahora es el turno de Amador, Gloria (72), José Antonio Rodríguez y Rosa Benito (66) para hablar y rebatir lo que ha dicho su sobrina, si lo desean y si se han sentido injustamente tratados, como han manifestado. Otro de los frentes abiertos de la Carrasco es Raquel Mosquera (53), que sigue negando todo lo que la esposa de Fidel ha contado sobre la relación que tenía con su padre y que incluso se estaría planteando demandarla.

Esto hará que se siga hablando de Rocío, que llegó a Telecinco como un soplo de aire fresco, que abrió un debate social nunca visto y que se ha ido de la cadena de una forma más que discreta y sufriendo en sus propias carnes el carácter caprichoso de la audiencia.

idoia acosta - Rocío Carrasco a punto de perder todo lo ganado

Periodista y comentarista en esto del ‘salseo’ y el mundo del corazón.
Paseando disfrazada de gata curiosa entres famosos y famosetes.

Deja un comentario