La fiesta sorpresa de Isabel Pantoja

ISABEL PANTOJA vivió una de las jornadas más emocionantes desde que a principios de año decidiera hacer de este 2019 su resurgir como artista,.

 

 

Lejos de ese aislamiento que ha vivido en los últimos años, Isabel acudió el pasado sábado a una comida organizada por su club de fans en la que todos se esforzaron por sorprender a la cantante. Desde sus seguidores más incondicionales hasta su hijo Kiko, sus nietos y hasta su modista de cabecera, Lina, tuvieron el detalle de arropar a Isabel en esta jornada cargada de sorpresas.

 

“No me esperaba esto para nada. Estoy afónica de tantas emociones y tantos recuerdos”, dijo con los ojos empapados en lágrimas a los reporteros que esperaban a la tonadillera a las puertas del restaurante.

 

Rodeada de los suyos Isabel no dudó en salir a saludar y, de paso, rindió su particular homenaje a una mujer que conoce bien su trayectoria profesional, Lina, la persona que lleva vistiéndola desde los siete años.

“La quiero mucho. A esta señora no la podré olvidar nunca. Fue la primera que me vistió de flamenca con siete años y también me ha vestido el dia de mi boda, en el bautizo de mi hijo”, dijo sobre la veterana modista.

 

Para Isabel la presencia de Lina fue una gran sorpresa, así como la de su hijo KIKO RIVERA y sus nietos, a los que no esperaba. El hijo mayor de la cantante llegó con sus dos hijas, Ana y Carlota, y una vez en el restaurante se encargó de las pequeñas y de Albertito, su sobrino, hijo de Isa Pantoja.

Aunque confirmó su asistencia, Isa no fue a la fiesta sorpresa de su madre.

La ausencia de Isa.
Una vez más, la joven fue la gran ausente de la jomada. Ella estaba convocada y había confirmado su asistencia, al igual que hiciera su hermano, pero llegada la hora no hizo acto de presencia.

Isa, en cambio, disfruto del sábado en Sanlúcar de Barrameda junto a su novio asraf asraf ASRAF.
Sin querer entrar a valorar la ausencia de su hija, Isabel se limitó a decir:

 

“Soy feliz, pero no al 100%, la verdad”

 

La tonadillera, sin embargo, cambió el gesto al hablar de su madre.

 

“Está mejor”, dijo con una amplia sonrisa

 

loading...

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: