La boda soñada de Chenoa

La cantante y Miguel Sánchez Encinas se convirtieron en marido y mujer en una ceremonia íntima a la que solo asistieron amigos muy cercanos como Gisela o Natalia

Hay un refrán que afirma que «lo bueno se hace esperar y así ha sido en el caso de Chenoa (46) y Miguel Sánchez Encinas, quienes, después de tener que aplazar su enlace dos años por la pandemia, por fin han tenido la boda con la que tanto habían sonado.

La pareja se daba el ‘sí, quiero’ este 17 de junio en Mallorca, la isla donde creció la artista y a la que considera su tierra, a pesar de haber nacido en Argentina. Allí viven su madre y parte de sus familiares, y en uno de sus mágicos rincones la cantante y el médico se convirtieron en marido y mujer en una ceremonia muy íntima a la que asistieron familiares y solo algunos amigos cercanos a la pareja, como Gisela (43), Natalia (39) -que ejerció como testigo Soraya Arnelas (39).

Noticias en GATITAROSA >>>  El agridulce triunfo de Paz Padilla

«Sobre todo ha sido por una cuestión de salud. Va a la boda gente mayor y ella quiere que el grupo sea más reducido», explicó la extremeña sobre los motivos de Chenoa para eliminar de la lista de invitados a otros amigos como Rosa López (41) o Nuria Fergó (43). Sin embargo, la propia novia se encargó de aclarar que ya tiene prevista otra celebración con sus compañeros de ‘Operación Triunfo’: «Haremos una cenita aparte, compraré otra tarta de boda y se celebrará igual».

UNA NOVIA RADIANTE

Afortunadamente, esta pequeña polémica no empaño el día más feliz en la vida de Chenoa, que estaba radiante. La cantante lleva un tiempo poniéndose a punto para el enlace y presumir de su estupenda figura enfundada en un espectacular diseño de Hannibal Laguna. Eso si, una vez terminada la ceremonia, Laura se cambió de traje, quizá para disfrutar más cómodamente de la fiesta posterior, en la que, como no podía ser de otra manera, no faltó la buena música.

Noticias en GATITAROSA >>>  Ivonne Reyes Pierde contra Pepe Navarro

Sin duda, un broche de oro para una historia de amor que comenzó hace tres años con un flechazo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: