Ellen Degeneres pide perdón a su por las malas prácticas laborales

Generes lleva diecisiete años en televisión, pero el pasado mes de abril el nombre de la presentadora saltó a la palestra por las denuncias de varios de sus empleados, asegurando haber sido víctimas de maltrato y acoso laboral.

Ellen ha decidido ahora romper su silencio para pedir perdón. En una carta a la que ha tenido acceso “Us Weekly/”, la humorista estadounidense, de sesenta y dos años, asegura:

“Esto tiene que parar. Como alguien que ha sido juzgada y que casi lo pierde todo por ser quien soy, realmente entiendo y tengo una profunda compasión por aquellos que son vistos de manera diferente, tratados injustamente o, peor aún, ignorados. Pensar que cualquiera de vosotros se ha sentido así es horrible para mi», escribe DeGeneres, que se compromete a “garantizar que esto no vuelva a suceder más”.

Cómo se derrumbó la fachada de bondad de Ellen DeGeneres

La historia más caótica y dramática de la televisión en este momento es lo que sucede fuera del escenario en The Ellen DeGeneres ShowLos informes de una cultura laboral tóxica, discriminación y acoso sexual están empañando la reputación del programa de entrevistas para sentirse bien de 17 años como un país de ensueño donde las celebridades se convierten en nuestros amigos más cercanos, las donaciones cambian vidas y se dan muchos bailes torpes.

Las grietas en este barniz empezaron siendo delgadas y estrechas: a medida que el programa se convirtió en un monstruo televisivo diurno durante las últimas dos décadas, circularon rumores simultáneamente de que DeGeneres no era tan agradable en persona como el programa la retrataba. Pero las grietas se han extendido durante el último año y se hicieron evidentes durante una entrevista memorable e incómoda en su programa en noviembre; meses después, los ex empleados comenzaron a hablar sobre el terror que era trabajar en el programa.

Las críticas crecieron. Varias celebrities intervinieron, algunas defendiendo a DeGeneres y otro confirmando lo que habían comentado los ex empleados. También, antiguos empleados salieron a la palestra dejando constancia de sus propias experiencias negativas con DeGeneres.

Y finalmente, en julio, se publicaron dos informes mordaces hablando sobre un lugar de trabajo de pesadilla y sobre productores que acosaban sexualmente a sus empleados más jóvenes, dejando la imagen pública del programa, y ​​la propia DeGeneres, en desorden.

DeGeneres reconoció que el programa tenía sus fallos.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: