Cuatro mitos sobre la fertilidad que las mujeres

Comienza junio, el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, un tema en el que las mujeres españolas suspenden en conocimientos, según el último “Estudio sobre conocimiento y hábitos de fertilidad de las mujeres”, elaborado por la clínica Ginefiv. Y es que los resultados revelaron que solo el 15% de las mujeres son conscientes de que quedarse embarazada después de los 35 años, sin complicaciones y con óvulos propios, no es una tarea fácil. Según la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de Ginefiv, “la fertilidad en humanos tiene unas tasas muy bajas y en mujeres mayores de 35 años aumentan progresivamente las tasas de aborto espontáneo a medida que disminuye la fertilidad”.

Puesto que el propósito del Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, iniciativa promovida por la American Fertility Association (AFA) y celebrado en todo el mundo, es sensibilizar a las mujeres sobre la importancia del cuidado de la fertilidad desde la juventud, Ginefiv ha puesto en marcha, un año más, la campaña “Cuida tu fertilidad”. El objetivo es poner a disposición de la población española más información sobre la importancia de cuidar la salud reproductiva desde una edad temprana y divulgar buenos hábitos que ayuden a preservar la fertilidad. Para ello, la Dra. Victoria Verdú, desgrana los cuatro mitos más extendidos en torno a la fertilidad con el fin de acabar con ellos:

1. Tener la menstruación y que las revisiones ginecológicas sean normales significa ser fértil. FALSO. Pueden existir problemas de fecundidad a pesar de tener el periodo. Las revisiones habituales que sólo incluyen una citología y una ecografía vaginal no son determinantes para conocer la fertilidad femenina. Además, no todos los ciclos son ovulatorios, de manera que no en todos ellos puede lograrse un embarazo. Por último, hay que tener en cuenta que a los 45 años la reserva ovárica de la mujer está prácticamente agotada, aunque aún tenga la menstruación y la menopausia todavía tarde algunos años en aparecer.

2. Haber tenido hijos anteriormente significa no tener problemas de reproducción posteriormente. FALSO. Existen dos tipos de infertilidad: la primaria, que se da en parejas que, tras un año de relaciones sexuales frecuentes sin métodos anticonceptivos no logran el embarazo; y la secundaria, que afecta a parejas que ya tuvieron un hijo, pero después desarrollan problemas reproductivos. De hecho, la infertilidad secundaria podría deberse a alguna complicación durante un embarazo o parto previo.

3. La edad a la hora de tener hijos es importante solo para la mujer. FALSO. Según datos de Ginefiv, la fertilidad femenina se reduce significativamente al cumplir los 35 años, pero también la edad afecta a la calidad de los espermatozoides. Y es que entre un 30% y un 50% de los hombres en edad fértil tiene un semen de una calidad inferior a los parámetros estándares marcados por la Organización Mundial de la Salud y el 75% de los pacientes que acuden a la clínica presentan alguna alteración en el seminograma.

4. La infertilidad es hereditaria. FALSO. Existen enfermedades genéticas que condicionan la capacidad de tener hijos, pero el hecho de que no haya casos diagnosticados de infertilidad en la familia no excluye la posibilidad para el resto de los miembros. Y es que cada persona tiene unas condiciones reproductivas independientes donde hay que valorar otros parámetros como la salud general, condiciones ambientales, hábitos y estilos de vida.

En el marco de la iniciativa “Cuida tu fertilidad” además de ofrecer consejos e información práctica sobre qué hábitos mejoran la fertilidad y cuáles afectan negativamente, la clínica Ginefiv pone en marcha un test para que las mujeres reflexionen y conozcan más acerca de su capacidad reproductiva. Las personas interesadas deberán entrar en la web www.testfertilidad.es.

Además, durante el mes de junio la clínica realizará pruebas gratuitas, a través del análisis de la hormona antimülleriana (AMH), para que las mujeres conozcan el estado y la cantidad de óvulos que poseen en ese momento. “Esta sencilla prueba ofrece mucha información sobre la capacidad reproductiva de la mujer en ese momento para poder tomar decisiones a tiempo”, explica la Dra. Victoria Verdú. Para optar a esta prueba deberán completar previamente el breve estudio sobre sus hábitos y solicitar esta prueba al finalizarlo.

La Razón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: