Como afecta el estrés a la piel

Como afecta el estrés a la piel

Como afecta el estrés a la piel

Falta de luminosidad, sequedad, rojeces o granitos son algunos de los estragos que la ansiedad y un ritmo de vida acelerado pueden provocar en el cutis si no se le proporcionan cuidados y mimos necesarios.

No es ningún secreto que el estrés y la ansiedad no son buenos para nadie. Ni para la salud física ni para la mental, pero tampoco para nuestro aspecto físico. Y es que cuando no nos encontramos bien por dentro se nota de manera inevitable por fuera. En este caso, un ritmo de vida demasiado acelerado y sin descanso ni tregua se refleja en la piel —especialmente en la del rostro— en forma de falta de luminosidad y elasticidad, rojeces, sequedad, granitos e incluso escamas. Sin olvidar unas ojeras y unas patas de gallo mucho más pronunciadas, así como un envejecimiento prematuro de la epidermis. Por eso, para evitarlo, es fundamental proporcionarle al cutis unos cuidados específicos que lo ayuden a respirar y regenerarse. Solo así podrá recuperar su belleza natural y mostrar un aspecto saludable. *

DATE UN RESPIRO. El primer paso para tratar con éxito una piel estresada es reducir el nivel de estrés. A veces, por circunstancias externas, familiares o laborales, no siempre es posible disminuir el ritmo, pero si es importante dedicarse al menos un par de horas a la semana para desconectar. Salir a dar un paseo al aire libre, practicar yoga o meditación o darse un baño relajante a la luz de las velas son mano de santo. Por supuesto, dormir como mínimo siete horas diarias también resulta vital, al igual que alimentarse de una manera saludable y equilibrada.

REGENERA Y NUTRE. En Segundo lugar es muy importante seguir una rutina beauty adecuada que devuelva a la piel su esplendor. Para ello hay que comenzar por limpiar en profundidad el cutis con un gel elaborado con ingredientes como el aloe vera y con una mascarilla exfoliante detox dos o tres veces por semana para eliminar las células muertas. A continuación es recomendable aplicar una hidratante regeneradora y oxigenante, así como otro cosmético nutritivo, como una crema de noche o un sérum. Y un buen contorno de ojos que trate de manera especifica esa zona tan delicada del rostro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: