Ana Obregón confiesa sus sentimientos: «La tristeza me une a mi hijo»

Desde que Alex murió, la presentadora no ha dejado de compartir fotos con él y mostrar su desgarro en sus redes, algo que es terapéutico para ella: «Cuando el dolor me muerde, tengo que escribir y compartirlo».

Ana Obregón (66) comienza un nuevo año transitando el amino del duelo tras perder a su hijo, Alex, en mayo de 2019. Una pérdida irremplazable con la que está aprendiendo a convivir.

Durante estos 20 meses sin su hijo, la presentadora ha encontrado en el trabajo una vía de escape de una realidad que le hace sufrir. Un dolor que muestra a través de los numerosos textos que cuelga a modo de diario en su Instagram.

Casi a diario escribe en él mensajes plagados de desgarro y tristeza y cuelga fotos felices del pasado con su hijo y con la familia que formó con Alessandro Lequio (61). Una manera de desahogarse que algunos pueden considerar que aumenta su pesar, pero que para la actriz es una forma de estar más cerca de él.

«Yo no quiero buscar ayuda externa ni tampoco tomar pastillas. Tengo que hacerlo sola y exteriorizar los sentimientos. Mi dolor es su dolor, él quería vivir. La tristeza me une a mi hijo, es lo que me sale. El día que Alex se fue, me mori», ha explicado en una entrevista en ‘Ele’, convencida de la decisión que ha tomado desnudando su alma en sus redes.

“Cuando el dolor me muerde, tengo que escribir y compartirlo. Mi cuenta de Instagram es la de un corazón desangrándose, sin Photoshop ni retoques. Recibo tanto cariño a cambio que me acaricia el alma», ha asegurado agradeciendo todo el amor que le transmiten sus fans.

PLANES DE FUTURO

Como ella dice, su corazón sigue de luto, pero Ana está haciendo todo lo posible por seguir adelante volcada en la fundación que lleva el nombre de su hijo y con la que recaudará fondos para la investigación del cáncer. Además, acabará de rematar el libro que Alex estaba escribiendo cuando murió y con el que quería ayudar a las personas que estaban pasando o pasarán por el mismo trance que él. Un bonito gesto que su madre continuara en su honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *