Adiós a los granitos con ácido salicílico

Relacionamos el ácido salicílico con la mítica aspirina, pero se trata de un activo con muchos más usos. Entre ellos, el de combatir los puntos negros y los granitos. No en vano es uno de los ingredientes principales de muchos tratamientos cosméticos específicos para el acné.

La razón de esto es que se trata de un beta hidroxiácido con un enorme poder exfoliante y que facilita la limpieza en profundidad del cutis. Otra de sus características es que consigue abrirse paso fácilmente entre el sebo cutáneo y lo disuelve, evitando que este se acumule en los poros.

Por lo tanto, en el caso de sufrir algún brote de granitos en la cara, los expertos recomiendan recurrir a una crema o un limpiador con ácido salicílico. No obstante, se desaconseja para aquellos cutis que son más sensibles o secos, ya que puede irritarlos.

  Presume de cintura de avispa

Deja un comentario