MIGUEL BOSÉ Y SU EX, NACHO PALAU, SE VEN AL FIN LAS CARAS ANTE EL JUEZ

El día había llegado para que Miguel Bosé y su pareja durante más de veintiséis años, Nacho Palau, se vieran cara a cara, el pasado día 19 de octubre, en el juzgado número cuatro de Pozuelo de Alarcón (Madrid) para dictaminar si son hermanos sus cuatro hijos, dos pares de gemelos, nacidos por gestación subrogada, con siete meses de diferencia (cuando la pareja se separó, en 2017, Miguel se quedó con Diego y Tadeo, y Nacho, con Ivo y Telmo). Palau ha asegurado que no busca dinero para él, sino que los hermanos tengan las mismas oportunidades, ya que no tiene el mismo poder adquisitivo que Bosé, el cual reside en México, donde los niños estarían estudiando en uno de los centros escolares de mayor prestigio. Por su parte, Ivo y Telmo, que cumplen ahora nueve años, van a la escuela publica de Chelva (Valencia), tierra natal de su padre, que, según parece, trabaja en una fábrica de embutidos tras haber sido cocinero en una residencia de ancianos.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: