La reina Máxima visita Rotterdam-Rijnmond

La reina Máxima de los Países Bajos visita la región de Rotterdam-Rijnmond para una visita de trabajo el 19 de mayo de 2021 en Rotterdam, Países Bajos.

EXPLENDIA A SUS 50 AÑOS

La esposa de Guillermo sopla las velas siendo “una de las consortes más naturales, elegantes y espontáneas de la monarquía europea, conservando la personalidad arrolladora que tenía de niña e inculcando en sus hijas sus valores.

El 17 de mayo, Máxima de Holanda cumplió medio siglo y lo hizo siendo, desde hace ocho años, reina consorte de los Países Bajos gracias a su matrimonio con el rey Guillermo (54).

Con motivo de esta fecha tan especial se han editado unos sellos conmemorativos de su figura, pese a que los soberanos atraviesan un momento complicado en el que su popularidad ha descendido después de que decidieran irse con sus hijas a pasar unos días de vacaciones en plena pandemia. Pero dejando a un lado este tropiezo, Máxima sigue siendo una de las ‘royals’ más queridas, todo un mérito para esta mujer con raíces vascas e italianas que creció en un apartamento en el exclusivo barrio de La Recoleta de Buenos Aires (Argentina).

Aunque por sus venas no corre sangre real, la educación que recibió desde su infancia se puede considerar de clase media-alta, ya que desde niña se codeó con familias tradicionales argentinas que juegan al polo, practican esqui y pasan el verano en sus casas residenciales.

Estudié en el colegio bilingiie más prestigioso de la zona y, caprichos del destino, en sus aulas sus compañeros la llamaban ‘la holandesa’ por su pelo rubio, sus facciones sonrosadas y su aspecto robusto.

Quienes la conocen afirman que sigue conservando la personalidad arrolladora y vital que mostraba de niña, cuando su serie favorita en televisión era ‘La casa de la pradera’ y su afición preferida, la repostería.

Risueña y parlanchina, Máxima comenzó a practicar deporte muy joven, obligada por su madre, que controlaba sus comidas para que bajara de peso. Lo cierto es que las dietas formaron parte de su infancia y juventud, y aún hoy en día sigue controlando mucho lo que come.

Elegante y ooqueta, su estilo ha evolucionado positivamente en estos arios y esta considerada como una de las reinas mas glamurosas y que mejor luce los tocados y las pamelas.

BAZAS QUE CONQUISTAN

Otros de sus puntos fuertes son la naturalidad y la espontaneidad, que la llevaron a confesar que el día que conoció a su príncipe, en la Feria de Abril de 1999, le pareció «un poco bobo», pero cuando se volvieron a encontrar en Nueva York, donde ella tenía una brillante carrera en un banco, se enamoré perdidamente y lo dejó todo por él.

Para la historia han quedado sus lágrimas de novia ‘huérfana’ el día de su boda, a la que sus pares no asistieron, ya que su progenitor había ostentado un cargo en el Gobierno del dictador Jorge Rafael Videla, lo que no fue visto con buenos ojos por su nueva familia.

Aprendió holandés en un tiempo récord y gracias a su dama de honor, Lieke Gaarlandt, que sigue acompañándola hoy en día, interiorizo el protocolo y los usos y costumbres de la familia real. Sus tres hijas, Amalia (17), Alejandra (15) y Ariadna (14), han ido a colegios públicos y, lejos de educarlas como ‘princesas’ que son, las ha inculcado el valor de la amistad -ella conserva amigas de su infancia-, la confianza en sí mismas y que para gozar de privilegios se los tienen que ganar primero. La mejor prueba de esto es que las tres han lucido ya prendas recuperadas del armario de su madre, y es que otra de las máximas de la reina holandesa es el ahorro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: