La prensa del corazón se queda huérfana

La prensa del corazón se queda huérfana

Jesús Mariñas nos decía adiós a los 79 años tras no superar un cáncer de vejiga, pero deja para el recuerdo sus innumerables artículos y su manera única de contar historias.

El pasado 10 de mayo, Jesús Mariñas -considerado el gran maestro de los periodistas del corazón falleció a los 79 años tras llevar un mes ingresado en el hospital por el cáncer de vejiga que padecía. Su muerte ha dejado huérfanos a todos los que se dedican o tienen alguna relación con la prensa del corazón, en la que fue un pionero por su forma de tratar a los personajes, sin distinguir la categoría social a la que pertenecieran y midiéndolos a todos por el mismo rasero, el de su pluma afilada y su ironía mordaz.

Hasta una semana antes de su muerte, y como hizo durante seis décadas, estuvo escribiendo sus crónicas, y antes de su enfermedad no falto a los eventos del momento, siempre con su pequeña cámara en el bolsillo y su libreta pequeña de anillas en la mano.

UN GRAN TRABAJADOR

Represento como nadie el periodismo de antes, el que se hacía sobre el terreno, conociendo a los personajes y desvelando sus secretos, primero en prensa, después en la radio y por último en televisión, donde fue una de las figuras más destacadas del programa ‘Tómbola’.

Esto le hizo ganarse muchos enemigos, pero también numerosos amigos, como Monserrat Caballé, Rocío Jurado o Sara Montiel, que fueron sus íntimas. Respetado y temido en la profesión, sus compañeros le recuerdan como un gran trabajador. Hasta el final estuvo acompañado por su marido, Elio Valderrama, con el que llevaba 30 años de unión sentimental. Sus restos descansarán en Galicia, junto a los de su madre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: