La gran boda de Elena Furiase

La actriz y Gonzalo Sierra han dado un paso más en su historia de amor al contraer matrimonio en un enlace donde no faltaron lágrimas de emoción ni la alegría de la familia Flores.

Entre risas, música, sorpresas, lágrimas… y arte, sobre todo mucho arte, Elena Furiase (33) y el empresario Gonzalo Sierra (29) —el padre de su hijo, Noah (3)— se dieron el «sí, quiero» en la finca Dehesa de Montenmedio, en Vejer de la Frontera (Cádiz), rodeados de casi 300 familiares y amigos. Entre los invitados no faltaron Maxi Iglesias, Esmeralda Moya, Pepón Nieto, Yolanda Ramos e íntimos de la familia como Antonio Carmona, su mujer, Mariola Orellana, o Charo Vega. Como no podía ser de otra manera, la familia Flores acudió al completo. Rosario lo hizo junto con su marido, Pedro Lazaga, y sus hijos, Lola Orellana y Pedro Antonio; Alba Flores, hija de Antonio Flores, con su madre, Ana Villa; y tampoco falté Carmen, hermana de Lola.

HOMENAJE A SU ABUELA

Para su gran día, la actriz eligió un traje diseñado con cinco mantones de Manila en homenaje, a su abuela, pero, además, Elena sorprendió con otros dos vestidos más, obra también de Roberto Diz. Hubo muchos momentos de emoción, sobre todo tras el discurso de Guillermo (27), hermano de la novia, y las palabras de Lolita (63). Después llegó el momento de la fiesta y la sorpresa de las mujeres del clan: una versión del tema central de La bella durmiente, anticipo de la gran fiesta flamenca que acabó bien entrada la noche.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: