La decisión más polémica de Carlos III de Inglaterra

Dejando a un lado la tradición real, el nuevo monarca no estableceré su residencia en Buckingham, un lugar que considera inadecuado al mundo moderno y en el que hay ratas y pasadizos secretos

El rey y su esposa, Camila, prefieren que su hogar siga siendo Clarence House

Carlos III (73) ha llegado al trono dispuesto a darle un nuevo aire a la monarquía británica y a adaptarla a los nuevos tiempos, sin importarle las críticas que eso le pueda ocasionar de los sectores más conservadores. Y así lo ha vuelto a demostrar rompiendo una de las tradiciones más arraigadas de sus predecesores en el trono: negándose a trasladar su residencia al palacio de Buckingham.

El soberano no quiere vivir en la que hasta ahora ha sido siempre la residencia oficial de los reyes británicos, y su esposa, Camila (75), y él seguirán viviendo en Clarence House, donde son felices desde hace casi 20 años.

INTRUSOS EN El CUARTO

La versión oficial es que detrás de su sorprendente y polémica decisión se encuentra el espíritu ahorrador y transformador del monarca, que, según parece, considera que este palacio «no es adecuado para el mundo moderno» por los elevados costes que supone mantenerlo. Sin embargo, podría haber otras razones más rutinarias y del día a día. A pesar de su aparente esplendor, quienes lo han visto por dentro aseguran que Buckingham es bastante decadente y poco confortable.

  Máxima de Holanda visita Grecia
La decision mas polemica de Carlos III de Inglaterra 001 - La decisión más polémica de Carlos III de Inglaterra

Muchas de sus 775 habitaciones no tienen baño dentro, lo que obliga a caminar por un largo pasillo para localizarlo, y en ese recorrido no es raro encontrarse alguna rata o intrusos, como el que se coló en 1982 hasta la habitación de la reina. De nada sirve, al parecer, lo bien custodiado que está por la guardia real, ya que, según cuentan, el palacio tiene muchos pasadizos secretos que van a distintos puntos de Londres.

heidy romero ro - La decisión más polémica de Carlos III de Inglaterra

Comentarista de todo esto de la prensa del corazón, llamémosle prensa rosa. Adicta al famoseo habitual de los programas de telerrealidad.

Deja un comentario