Julia Otero nos habla de su enfermedad: «Sentí un miedo espantoso»

Tras superar el cáncer de colon que le fue diagnosticado, la locutora revela, a corazón abierto, los duros momentos que ha pasado y los temores que aún le acechan. «No me asusta morirme, me da pena», confiesa.

Es una de las locutoras más queridas y admiradas de nuestro país y, por eso, su reciente regreso a las ondas tras pasar un año alejada de ellas luchando para recuperarse del cáncer de colon que le fue diagnosticado ha sido muy celebrado por todos. Una oleada de cariño que Julia Otero (62) ha agradecido acudiendo a ‘El hormiguero’ y hablando a corazón abierto sobre su enfermedad, algo que, según reconoció, «no es fácil».

Aun así, nada más sentarse con Pablo Motos (56), la periodista quiso dejar algo muy claro: «Yo no soy bandera de nada, solo una enferma más que ha pasado once meses duros, como tantos otros. Mi intención es ayudar a la gente que no tiene voz y, si alguna cosa que digo puede servir de algo, habrá merecido la pena».

Noticias en GATITAROSA >>>  Tania Llasera dedica su nuevo libro a las mujeres

A pesar de lucir una permanente sonrisa en el rostro, la gallega reconoció que oír el diagnóstico fue «un ‘shock’ traumático de tal magnitud que es difícil contarlo» y que temblaba de miedo». Un momento terrible en el que solo pensaba en una cosa: “Cuando oyó por primera vez la palabra ‘cáncer’ no es el pasado lo que vuelve, sino la melancolía del futuro para el que tal vez no estés presente.

UNA GRAN ELECCIÓN

Tras un duro tratamiento en cuyos inicios reconoce que sintió «un miedo espantoso» y en el que no tuvo «otra opción que ser fuerte»>, el pasado mes de octubre a Julia le confirmaron que sus «células egoístas» como ella las llama habían desaparecido.

Pero, pese a la evidente alegría, confiesa que el temor a una recaída nunca desaparece del todo, aunque ahora mira al mundo con otros ojos: «La opción de que vuelva está ahí. Yo vivo con esa incertidumbre, pero he aprendido a buscar las cosas bonitas de la vida y la muerte tampoco tiene que asustar. A mí no me asusta morirme, me da pena por todo lo que me perdería».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: