Jesulín de Ubrique: Entre la espada y la pared

Jesulín de Ubrique: Entre la espada y la pared

Jesulín de Ubrique: Entre la espada y la pared

La incendiaria carta que ha dedicado Maria José Campanario a la colaboradora de Sálvame habría «enfadado» al de Ubrique. Su gran preocupación es que este asunto perjudique a su hija Julia, que cumple 18 años en abril.

Después de casi dos décadas de descalificaciones, amenazas y enfrentamientos públicos parecía que la paz había llegado a la vida de belén esteban belén esteban BELÉN ESTEBAN (47) y Maria José Campanario (41). Sin embargo, una incendiaria carta publicada por la odontóloga en las redes sociales y filtrada después a los medios ha vuelto a avivar esta guerra sin cuartel.

En la misiva, la mujer de Jesulin de Ubrique (47) tachaba a la de Paracuellos de «princesita barata», «lerda» y «boba» y de tener una vida patética y llena de mentiras, al tiempo que le recordaba que era un «absoluto cero» tanto en su vida como en la del torero. Pero la de Castellón iba más allá y lanzaba una velada amenaza a su eterna enemiga. «No soy de guerras, pero no toques a mi familia porque yo por ella muero […]. Reza, por tu bien, para que siga callada y no te estropee el chiringuito», le espetaba.

La respuesta de la colaboradora no se hizo esperar. Muy enfadada, la ganadora de GH VIP aseguraba en el plató de Sábado Deluxe estar harta de amenazas y decía no temerle a nada. «¡Demándame!», la desafiaba mirando a cámara y defendiéndose de las insinuaciones sobre su relación en el pasado con el padre de su hija. «No sé qué te habrán contado ni me importa […]. Fue una niña deseada y con mucho amor y es lo mejor que tengo en mi vida», contestaba Belén, que añadiría: «Yo estoy curada; ¡Cúrate tú la maldad!».

«NO MERECE LA PENA»

Pese a que en un primer momento Belén aseguraba que se podía «liar la tercera guerra mundial», e incluso la retaba con sacar un material comprometido de ella y Jesulín que tenía en su teléfono, finalmente decidía enterrar el hacha de guerra. Y lo hacía por su hija, Andrea Janeiro (21), fruto de su relación con el de Ubrique. Y es que la joven siempre ha querido mantener sus asuntos familiares en privado, pese a que, según subrayó su madre, ya esta «cansada» de esta situación.

Para que su decisión quedara patente, Belén enviaba un comunicado en el que afirmaba que no iba «a responder más públicamente», a la vez que se «reservaba el derecho de emprender acciones legales ante los comentarios vejatorios e insidiosos». Casi al mismo tiempo, la de Castellón también daba un paso atrás y decidía «cerrar todos sus perfiles y no hablar más», si bien «no se retracta de nada» y se encontraba «tranquila», según aseguró Paloma García Pelayo. Eso pese a que algunas voces sostienen que la familia Janeiro apoya a Belén, aunque no se atreverían a hacerlo público.

Igualmente, los periodistas que han hablado con Maria José afirman que su marido la apoya incondicionalmente, pero otros, como Beatriz Cortázar, deslizan que el torero estaría «disgustado, enfadado y no sabía nada» de las intenciones de la madre de sus dos hijos pequeños.

SU PAPEL COMO PADRE

Quienes conocen a Jesús saben que «no le gustan estas situaciones» y «no quería nuevos frentes», sobre todo porque en este caso es el que tiene más que perder. Desde que en 2017 Andrea cumplió 18 años y pidió a su madre permanecer en el anonimato, su papel como padre habría dejado de cuestionarse y las intimidades sobre sus actuaciones dejaron de ser aireadas. Por eso, que haya sido su mujer la que le ha puesto otra vez en el punto de mira le ha molestado mucho y habría tomado una decisión: pedirle parar la contienda.

Pero ese no sería el único motivo del diestro, que tiene otra preocupación en mente. Y es que el regreso al foco mediático del clan podría afectar de lleno a su hija Julia, que en abril celebra la mayoría de edad y ya estaría en el punto de mira de varios medios de comunicación. Posibles intenciones que estarían quitando el sueño a unos padres cuyo deseo es justo el contrario: mantener el anonimato de la joven, aunque para ello haya que dar pasos atrás.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: