Isabel II cada año más rica

Isabel II cada año más rica

Isabel II cada año más rica

La monarca ha provocado la indignación del pueblo británico por cambiar en 1976 una ley que le permitió ocultar su elevado patrimonio privado durante al menos 35 años.

Escándalo por la fortuna de Isabel II

La polémica ha vuelto a salpicar con fuerza a la Casa Real británica, aunque esta vez la implicada es la mismísima Isabel II (94). Y es que la reina, que durante años ha sabido capear los escándalos protagonizados por otros miembros de su familia manteniendo intacta su impecable imagen, ha provocado la indignación del pueblo.

El motivo no es otro que la ocultación durante al menos 35 años de una importante parte de su riqueza. Y es que, según una investigación llevada a cabo por The Guardian, la monarca habría presionado a través de uno de sus abogados para modificar una ley en el año 1976 que le permitiera mantener en secreto su patrimonio propio. Según señala el diario inglés, se habría llegado a un acuerdo para crear una sociedad fantasma en la que se ocultaban participaciones y movimientos financieros privados de la soberana.

Tras siete siglos de acumulación, la fortuna de la Casa Real británica es la tercera más inmensa del viejo continente. Pero no toda la riqueza es de la reina Isabel ni de los Windsor, sino que en realidad pertenece a quien ocupe el trono. Se trata de los bienes de la Corona -cuyo valor asciende a 14.300 millones de euros-, entre los que se incluyen, por ejemplo, las famosas joyas reales, el palacio de Buckingham, el castillo de Windsor o el ducado de Lancaster -que cuenta con varias propiedades inmobiliarias y minas. Este último es fuente de numerosos ingresos para los reyes ingleses desde 1399. En la actualidad genera aproximadamente 22 millones de euros al año, que se emplean para pagar, entre otras cosas, el mantenimiento de las residencias oficiales y los gastos personales. Por otro lado, su majestad también cuenta con las ganancias que proporcionan las tierras de la Corona, de las que recibe un pago anual. Dentro de su fortuna personal, valora- da en 412 millones de euros, destacan el castillo de Balmoral y el de Sandringham.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: