Denzel Washington vive ajeno al ‘glamour’ de Hollywood

Fue uno de los primeros actores afroamericanos en conquistar la meca del cine, pero nunca se ha dejado cegar por su brillo y lleva una vida sencilla. «No voy a ir a una fiesta para conseguir un papel», asegura.

Recién cumplidos los 67 años, Denzel Washington lleva cuatro décadas dedicándose a la interpretación y conquistando a millones de espectadores en todo el mundo con sus papeles. Sin embargo, nunca ha sido una estrella al uso y no disfruta siendo el objetivo de los ‘flashes’ y los focos ni paseándose por las alfombras rojas. De hecho, reconoce:

«Dentro de la industria, no tengo amigos actores. Quizá no soy un besador de traseros o un idiota y no voy a ir a una fiesta para conseguir un papel». Una particular forma de ser que seguramente tenga mucho que ver con sus orígenes humildes y con sus fuertes creencias religiosas, aunque alcanzar la paz interior no le resulté sencillo.

UNA INFANCIA REBELDE

Hijo de un pastor de la Iglesia pentecostal y de una cantante de góspel del coro de la misma, Denzel tuvo una infancia un tanto rebelde al elegir compañías poco apropiadas con las que acabó cometiendo algunos delitos menores. Con la intención de reconducirle, sus padres le metieron en un intimado, pero allí fue víctima de abusos y, para superar el trauma, se refugió en la religión.

Noticias en GATITAROSA >>>  ¿Qué le ocurre a Tom Hanks?

Ayudado por su fe, empezó a trabajar como barrendero, basurero u oficinista mientras trataba de dar con su verdadera vocación en la vida, y finalmente la encontró en un curso de teatro. A partir de ese momento empezó a formarse más en serio y a conseguir pequeños papeles, y con 27 años logro su primer protagonista en la comedia ‘Llámame Mister Charlie’ (1981).

Curiosamente, este es el género en el que peor se desenvuelve el actor, quizá por su carácter serio y, en ocasiones, rudo, del que da muestras con declaraciones como esta: «Hubo un tiempo en que me preocupaba ofender a alguien o que los fans dejaran de seguirme porque no les gustaba lo que decía. Ahora he perdido ese miedo y ya no me importa. Si mi actitud genera consecuencias, estoy dispuesto a vivir con ellas durante el resto de mi vida».

Sin embargo, aquella cinta le dio visibilidad y poco, después le ficharon para la serie ‘Hospital’ (1982), con la que se hizo muy famoso en Estados Unidos. Después de eso le llegaron los grandes papeles de su carrera en ‘Tiempos de gloria’ (1989), ‘Malcolm X’ (1992), ‘Philadelphia’ (1993), ‘El informe Pelicano’ (1993), ‘Marea roja’ (1995) o ‘Huracán Carter’ (1999), entre otro muchos, con los que las vitrinas de su casa empezaron a llenarse de grandes premios.

Noticias en GATITAROSA >>>  Así le cambio ser mamá a Penélope Cruz

Sin embargo, Washington nunca se ha dejado cegar por el brillo de Hollywood y actualmente afirma convencido: «Adoro mi profesión, pero no dependo del trabajo para ser feliz. Mi prioridad es cuidar a mi hermosa familia». Comprometido, generoso y trabajador, disfruta actuando, produciendo y dirigiendo, pero cuando se apagan los focos es un hombre normal y corriente.

MUY PERSONAL

Es muy religioso y ha leído la Biblia entera tres veces.

Durante años ha tenido serios problemas con el alcohol, pero se ha rehabilitado.

Empezó las carreras de Periodismo, Biología y ciencias Políticas, pero no las termino.

Jamás utiliza dobles en los rodajes de sus películas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: