DELPHINE BOËL exige el título de princesa

El pasado mes de enero, una prueba de ADN certificaba que Delphine Boël, de cincuenta y dos años, era hija del Rey Alberto II de Bélgica, después de una larga batalla judicial, aunque todavía queda que el Tribunal de apelación lo confirme en octubre. Sin embargo, la lucha no ha terminado aquí, porque no se va a conformar con que su apellido cambie por el de Saxe-Cobourg.

Según sus abogados, Boël ha solicitado tener “exactamente los mismos privilegios que sus dos hermanos y su hermana”, lo que significaría tener el título de princesa, el tratamiento de Alteza Real, además de una asignación pública.

“Ella no quiere ser una hija de segunda división, quiere tener exactamente las mismas prerrogativas, títulos y cualidades que sus hermanos y hermanas”, indicó su abogado Marc Uyttendaele. Sus hijos también pueden reclamar el título de príncipes y princesas de Bélgica.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: