¿Cómo fue el paso por prisión de la Pantoja?

Hablan las compañeras de celda de ISABEL PANTOJA

Carmen, exinterna de la prisión de Alcalá de Guadaira:

“Llego muy abatida y poco a poco fue saliendo a flote. Recuerdo que para ella  fue un mazazo enterarse de toda la movida que se montó con la madre biológica de Chabelita por la televisión. Lo que peor llevo es que su familia no le dijera nada. Se enfado mucho con sus hijos y sobre todo con su hermano por eso.
Si. Entró a la prisión siendo una persona normal y con el tiempo se fue convirtiendo en una diva.
Se volvió una estrella dentro de la cárcel al que las compañera le pusieron un mote:  “‘la bruja”.
No hablaba con casi nadie.

Aunque por lo que parece Isabel sigue traumatizada por los meses que pasó entre rejas:

“No nombro ese lugar porque no me gusta”, dijo entre lágrimas, la verdad es que su paso por la cárcel no fue tan traumático como ella misma dice.

Algunas de sus compañeras de celda o familiares de las mismas aseguraron que Pantoja recibía un trato de favor en prisión y no fueron las únicas que lo afirmaron: el sindicado Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) denunció que la celda de la artista había sido reformada antes de su llegada y que la reclusa disfrutaba de un teléfono móvil y un microondas privado, algo completamente prohibido.

El informe mostraba 15 irregularidades más: afirmaba que Pantoja desayunaba y comía en ocasiones con la directora de prisión, Isabel Cabello; que algunas de las reclusas se dedicaban a coser ropa bajo sus órdenes; que portaba más paquetes de los permitidos a la vuelta de los permisos o que tenía jamón de jabugo y caña de lomo ibérica en su celda, entre otros.

Desde instituciones penitenciarias siempre negaron ese trato de favor, pero las reclusas y el sindicato de Acaip no dejaron de afirmar que ISABEL PANTOJA siempre fue una reclusa con un trato muy especial.
¡Uy mir! Como en Supervivientes.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: