Antonio Resines recuerda su peor momento

Antonio Resines recuerda su peor momento

Tras su paso por la UCI por el covid-19, Antonio a vuelto feliz al trabajo y ha confesado lo mal que lo pasó al despertar del coma. «Me tiré cuatro días pidiendo perdón», ha reconocido.

«Me quería morir, no podía más»

Dos meses después de salir del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, donde estuvo ingresado 48 días por covid-19 debatiéndose entre la vida y la muerte, Antonio Resines (67) ha vuelto al trabajo para promocionar la serie ‘Sentimos las molestias’, de Movistar +, y lo ha hecho muy recuperado, pero usando aun una muleta porque todavía no ha recuperado la movilidad por completo.

Una promoción que asegura estar feliz de hacer por lo que ello representa: que está vivo. «El médico me dijo que tuve un 97% de opciones de morirme», ha reconocido, recordando los 36 días que paso en la UCI y confesando que tuvo delirios al salir del estado de coma.

«En mis alucinaciones me sentía en peligro de muerte, que se correspondía con la realidad, estaba casi muerto. Hubo un momento que quería acabar con aquello, era un sufrimiento espantoso. Y no era dolor físico, era agotamiento. Me quería morir, ya no podía más. De hecho, se lo dije a los médicos: ‘Pegadme un tiro’», ha asegurado, evidenciando el complicado momento que vivió y que le llevó a perder la esperanza y el control.

«Al salir del coma, me pasé cuatro días pidiendo perdón. Había insultado a todo el mundo», afirma.

DENUNCIA PUBLICA

Un perdón que no solo su familia habrá aceptado de buen grado, sino también los sanitarios porque, además de agradecerles que le hayan salvado la vida» -algo que hizo en su primer comunicado tras salir del hospital-, ha querido denunciar la situación precaria en la que trabajan, con contratos temporales que se alargan décadas. «Sospecho que muchos de quienes toman las decisiones no han estado enfermos o tienen sanidad privada», ha reflexionado pidiendo más medios para la sanidad pública.

Noticias en GATITAROSA >>>  Ha muerto Olivia Newton-John

Ahora, le quedan semanas de rehabilitación para poder andar perfectamente, pero celebra que no le haya quedado ninguna secuela mientras asegura que disfruta de la vida igual que antes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: