¡Mejor con piel!

Patata. Su parte externa contiene grandes niveles de tibia, hierro, potasio y vitamina C. Además, apenas aporta grasas ni sodios.

Tomate. Uno de los principales motivos para no quitarle la piel es que sin ella nos perderíamos su alto contenido en licopeno y en vitamina C; ambos, grandes antioxidantes.

Zanahoria. Para aprovechar al máximo los beneficios de este rico alimento que se debe comer rallado y sin pelar pues casi todos sus nutrientes, como la vitamina A, se encuentran en su superficie.

Berenjena. Tiene propiedades diuréticas y laxantes dado su contenido en vitaminas A, B1,B2 y C y minerales como potasio y sodio, que se hallan principalmente en su piel.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: