Los Windsor: Una falsa unión familiar

Los hijos y nietos de Isabel II dejan a un lado sus conflictos durante los actos de despedida de la monarca, pero no logran disimular las tensiones existentes.

Ningún evento en la historia de una familia une más que la despedida de su pilar fundamental, aunque sea de manera momentánea. Es el caso de los Windsor, que han hecho piña durante los días que han durado los actos fúnebres por la muerte de Isabel II, al menos de cara a la galería. Porque, a pesar de que en público los hijos y los nietos de la difunta reina han dejado apartados sus diferentes conflictos personales para decir adiós a su madre y abuela, cómo su corazón dictaba y el protocolo obligaba, no todos han sido capaces de disimular las tensiones existentes entre ellos.

Y todo apunta a que, pasado el luto, la forzada unión familiar mostrada estos días se desvanecerá para siempre y los Windsor volverán a convertirse en lo que han sido los últimos años: una auténtica bomba de relojería a punto de estallar.

SIN PERDÓN NI OLVIDO

Las mejores muestras de que, por mucho que se traten de guardar las formas, hay sentimientos difíciles de ocultar han sido las apariciones de los nuevos príncipes de Gales y los duques de Sussex juntos en los eventos realizados en honor de Isabel II, desde la visita de las inmediaciones del castillo de Windsor para ver las muestras de cariño del pueblo hasta la llegada del féretro a Westminster Hall, entre otros.

  Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín: El divorcio que no llega

Aunque Guillermo <40> Harry <37> intentaron mostrarse cordiales, charlando de vez en cuando, Kate (40) y Meghan (41) ni siquiera se dirigieron la mirada. La duquesa de Cambridge no olvida que su cuñada contó en la famosa entrevista, con Oprah Winfrey que la había hecho llorar y se había portado mal con ella y, aunque siempre ha sido la más conciliadora de la familia, no parece dispuesta a perdonar las acusaciones de la estadounidense.

No hay duda de que, ahora que Carlos reina, Guillermo es el heredero al trono y Harry el quinto en la línea de sucesión, lo ideal para la Corona seria que todos acercaran posturas o al menos limaran asperezas, pero lo cierto es que nada hace augurar que vaya a ser así. Ni siquiera el primer discurso del nuevo rey, en el que expresaba su cariño a Harry y Meghan, que continúan su vida al otro lado del mar», pero no los incluía en los planes para su reinado, como si hizo claramente con Guillermo y Kate, «los nuevos príncipe y princesa de Gales, que continuaran inspirando y liderando».

  La princesa Charlene asiste al desfile Primavera/Verano 2023 de Akris Womensware en París

CAMBIOS EN EL TABLERO

La intención del recién proclamado Carlos III es que durante su mandato la familia real se limita al máximo. Tal y como ha expresado, sus principales apoyos serán Camila (74), reina consorte, su primogénito y su nuera. Tan solo la princesa Ana (72), a la que siempre ha estado unido, tendrá un rol clave en esta nueva etapa, en la que no se prevé que el príncipe Eduardo (58) desempeñe un papel relevante y en la que, por supuesto, el príncipe Andrés (62) ahora sin el amparo de su madre continuara completamente alejado de la Corona.

Deja un comentario