La infanta Cristina de Borbón no conocía la deslealtad de Iñaki Urdangarín

Mientras la infanta está «destrozada» al ver que su matrimonio se ha roto definitivamente, el escándalo ha salpicado también a los hijos y a la familia de Urdangarin, que se sienten defraudados. «La madre está fatal», dice su entorno.

LA ÚLTIMA EN ENTERARSE

Crónica de una separación anunciada. Así podría resumirse todo lo que ha ocurrido con la infanta Cristina (56) e Iñaki Urdangarin (56) desde que las fotos del ex duque de Palma paseando de la mano de otra mujer dieran la vuelta al mundo. Desde ese momento, tanto ellos como Ainhoa Armentía (43) el nuevo amor del vasco se convirtieron en objetivo de las cámaras y, aunque el exjugador de balonmano trato de calmar los ánimos asegurando que esta no era más que «una dificultad» que gestionarían «con la máxima tranquilidad», lo cierto es que no ha podido ser de este modo.

Cinco días después de que la deslealtad se hiciera pública, el todavía matrimonio confirmó su separación a través de este breve comunicado: «De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto».

¿Pero como se gestó esta declaración pública y cuál es ahora la verdadera relación entre los miembros de la familia Urdangarin Borbón?

Según se ha sabido, Iñaki viajó en su coche hasta Ginebra el viernes 21 de enero para reunirse con su todavía mujer y, suponemos, darle una explicación. Pero no solo a ella, también a sus hijos Irene (16) y Miguel (19), que presenciaron la charla, y a Juan (22) y Pablo (21), quienes se unieron a través de videollamadas, puesto que no pudieron viajar a Suiza.

Noticias en GATITAROSA >>>  Camila, cada vez más cerca de la corona

Según parece, fueron ellos quienes instaron a sus padres a mandar el comunicado porque, como asegura una amiga de la infanta, «la situación» era «insalvable» y no podía «no tener consecuencias».

Ese domingo, Urdangarin se despidió de sus hijos pequeños, que son quienes peor lo están pasando con este asunto, ya que estén muy unidos a sus padres.

NO CABE EL PERDÓN

Pero es indudable que este escándalo ha hecho mella en todos, que, además de estar viendo sufrir a su madre, por su padre. Aun así, quizá conscientes de su condición, han cerrado filas en torno al ex duque de Palma, y Pablo el único que hasta ahora se ha pronunciado asegura que están todos «bien» y que la familia «siempre> seguirá unida.

Algo en lo que también coincide su abuela paterna, Claire Liebaert (86). «Hemos hablado todos y estamos muy bien», reconocía la belga, aunque parece que de puertas para adentro la situación es bien distinta.

«La madre está fatal y los hermanos también», confirmó su hermana Janine a ‘Sálvame’, donde desveló también el verdadero motivo de su sufrimiento: «Se lleva muy bien con Cristina, toda la familia la quieren mucho». Lo cierto es que la infanta siempre ha estado muy unida a su familia política y, de hecho, su suegra confirmó que así va a seguir siendo: «La relación con Cristina va a seguir igual». Este cariño inquebrantable será ahora la mejor medicina para la hermana de don Felipe (54), que, según la periodista Pilar Eyre (70), “está destrozada». Y no solo por haberse enterado un día antes de que su marido mantenía una relación paralela, sino porque ha sido una «humillación pública que no va a perdonar.

Noticias en GATITAROSA >>>  Guillermo y Harry: Sin perdón entre hermanos

De momento continúa en paradero desconocido, aunque podría reaparecer en breve con su madre, dona Sofía (83). Es más, hay quienes creen que esta será la oportunidad para que la infanta recupere su sitio y vuelva a ostentar el apellido Borbón con el orgullo de antaño.

Mientras, Iñaki y Ainhoa siguen adelante con sus vidas, acudiendo a su puesto de trabajo, donde se conocieron. Además, la abogada ha dejado su domicilio conyugal, en el que siguen viviendo sus hijos y su marido, otro gran damnificado por esta historia. “Está destrozado y hundido», dice su entorno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: