Julián Contreras deja su trabajo por la literatura

Tras años marcados por los baches laborales y económicos, con desahucio incluido, Julián Contreras (36) conseguía en 2018 la estabilidad laboral gracias a su trabajo como relaciones públicas en el bingo Copacabana, aunque esta etapa, tal y como él mismo ha anunciado, ha llegado a su fin.

«Han sido unos años de gran aprendizaje, los cuales he podido compartir con buenos compañeros, que han terminado siendo grandes amigos…», ha asegurado en sus redes, donde revela, de paso, que lo hace para dedicarse a su gran pasión la literatura.

«Quiero retomar aquellos proyectos que me dan vida y me entusiasman. Y, por supuesto, continuar con la promoción de mi último libro mientras escribo el siguiente», ha añadido.

Una decisión que, pese a ser arriesgada, parece estar muy meditada, aunque hace cuatro meses el hijo pequeño de Carmen Ordóñez denunció que ninguna editorial quería publicar su primera novela erótica «por ser hombre, por eso acabó autopublicando esta obra, que forma parte de una trilogía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: