Menu

Fallece María Jiménez a los 73 años

María Jiménez, la ‘Diva de la Copla’, nos deja a los 73 años

La noticia llega como un golpe inesperado en medio de la reciente pérdida de María Teresa Campos. María Jiménez, la icónica cantante y figura de la copla, ha fallecido a la edad de 73 años en su hogar en Triana, Sevilla. Su familia anunció esta triste noticia a través de un comunicado remitido a Europa Press.

En el comunicado, su hijo Alejandro Jiménez expresó: «Con profunda tristeza y dolor en nuestros corazones, despedimos hoy a María Jiménez, mujer amada y respetada por su compromiso inquebrantable con su familia, amigos y admiradores. Un espíritu indomable, una personalidad arrolladora, una mujer fuerte y valiente que luchó contra todas las adversidades más allá de lo imaginable».

La cantante, que nos dejó a la 01.00 horas de la madrugada, estuvo rodeada de sus seres queridos en sus últimos momentos. María Jiménez dedicó su vida a su familia, especialmente a sus dos hijos, Rocío y Alejandro, y a sus amigos. También fue una defensora incansable de la libertad y una luchadora contra la violencia de género. Su legado musical y su compromiso social son una parte integral de su memoria.

Alejandro Jiménez también compartió que su madre irradiaba pasión por la vida y la compartía «a raudales y día a día» con todos los que la rodeaban. La noticia de su fallecimiento ha conmovido profundamente a su familia, amigos y admiradores, quienes la extrañarán profundamente.

Así, se va una de las últimas grandes divas de la música española, pero su brillo perdurará en su legado, y su voz continuará tocando los corazones de aquellos que amaban su música y su espíritu inquebrantable.

María Jiménez: Un legado artístico sin igual

María Jiménez, nacida en el corazón de Triana, Sevilla, el 3 de febrero de 1950, dejó una huella imborrable en la escena artística española durante casi medio siglo. Su historia es la de una mujer que pasó de trabajar como limpiadora a convertirse en una de las artistas más versátiles y reconocidas de España.

Con casi cincuenta años de carrera musical a sus espaldas, María Jiménez no solo interpretó innumerables géneros musicales, sino que también incursionó en la actuación, el cine y la televisión. A lo largo de su carrera, lanzó dieciocho álbumes, destacando por su versatilidad y la habilidad de transmitir emociones a través de su voz.

  Isabel Pantoja en el Hormiguero

El año 1976 marcó el debut discográfico de María Jiménez, un disco que abarcaba rumbas, tangos, bulerías, boleros, rancheras y baladas de compositores como Silvio Rodríguez, Lolita de la Colina y Amancio Prada. Dos años después, en 1978, lanzó ‘Se acabó’, cuyo primer sencillo se convirtió en un rotundo éxito en España y México. La canción abordaba temas de empoderamiento y liberación de una mujer atrapada en una situación de maltrato, mostrando la valentía de Jiménez al abordar temas sociales a través de su música.

En los años ochenta, continuó su prolífica carrera, lanzando álbumes que consolidaron su estatus como una de las grandes voces de la música española. En 2001, colaboró con el grupo La Cabra Mecánica en la exitosa canción ‘La lista de la compra’, que alcanzó lo más alto de la lista de Los 40 Principales. En 2002, publicó el álbum ‘Donde más duele (Canta por Sabina)’, en el que versionó las canciones de Joaquín Sabina. Finalmente, en 2020, lanzó su último álbum, ‘La vida a mi manera’, que incluía doce canciones y colaboraciones con artistas como Pitingo y Miguel Poveda.

Pero la versatilidad artística de María Jiménez no se limitó a la música. También incursionó en el cine, participando en películas como ‘Manuela’ (1976), ‘Perdóname, amor’ (1982), ‘¡Ja me maten!’ (2000), ‘Yo puta’ (2004) y ‘Los managers’. Su presencia en la gran pantalla la consolidó como una artista completa, capaz de conquistar diferentes medios.

La televisión también fue un escenario en el que María Jiménez dejó su huella. Apareció en series de ficción como ‘Hostal Royal Manzanares’ (1996) y ‘Todos los hombres sois iguales’ (1997). Además, fue presentadora en Canal Sur Televisión con el programa ‘Bienaventurados’ (2006) y participó como jurado en el exitoso programa ‘Se llama copla’, emitido en la televisión pública andaluza.

El legado de María Jiménez trasciende su música y su arte en la pantalla. Fue una defensora de causas sociales y una luchadora incansable contra la violencia de género. Su espíritu indomable y su compromiso con su familia, amigos y admiradores la convirtieron en un faro de inspiración para muchos. Su partida deja un vacío en la escena artística española, pero su legado perdurará para siempre. María Jiménez, la ‘Diva de la Copla’, seguirá brillando en nuestros corazones a través de su música y su memoria.

  Robo en la Casa de María del Monte

María Jiménez: Una Luchadora Incansable

Los últimos años de la vida de María Jiménez estuvieron marcados por desafíos de salud que enfrentó con una fortaleza inquebrantable y su característica sonrisa. A pesar de las dificultades, su espíritu indomable nunca se quebrantó.

La artista tuvo que enfrentar graves problemas de salud, incluyendo el cáncer de mama y posteriormente el cáncer de garganta. Esta batalla la llevó a tomar la decisión valiente de dejar de fumar, a pesar de ser una fumadora empedernida. Superó estos obstáculos con determinación y optimismo, demostrando una vez más su capacidad para enfrentar los desafíos de la vida.

Además de los problemas de salud mencionados, María Jiménez sufrió una fractura en el peroné en 2017. A pesar de este revés, nunca perdió su actitud positiva y en ese mismo año compartió con sus seguidores que había estado «pachuchilla», pero que ya se encontraba mejor.

Sin embargo, estos no serían los últimos sustos en su salud. Problemas en el aparato digestivo la llevaron a ingresar de urgencia en varias ocasiones, lo que la obligó a tomar un receso en sus compromisos profesionales. Pero como un verdadero ave Fénix, María Jiménez siempre resurgía con fuerza y ​​determinación.

En noviembre de 2022, a pesar de enfrentar problemas de movilidad, la cantante dio un paso valiente al presentar su propia Fundación para luchar contra la violencia machista. Esta iniciativa tenía raíces personales en su experiencia con su exmarido y padre de sus hijos, Pepe Sancho. El propósito de la fundación era proporcionar un refugio y apoyo a las mujeres víctimas de maltrato.

María Jiménez demostró ser una luchadora incansable tanto en su carrera artística como en su compromiso con las causas sociales que defendía. Su legado no solo perdurará en su música y arte, sino también en su valiente lucha contra la adversidad y su dedicación a causas que marcaron la diferencia en la sociedad. Su sonrisa y su espíritu indomable seguirán siendo una fuente de inspiración para todos aquellos que la conocieron y admiraron.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *