Emilio Aragón: El genio todopoderoso

Emilio Aragón: El genio todopoderoso

Creador de uno de los imperios mediáticos patrios, ha grabado discos, dirigido películas e ideado series que permanecen en nuestra memoria, pero se sigue considerando un aprendiz.

Perteneciente a la mítica saga de artistas de circo, ha sabido conjugar talento, sacrifico y éxito

Hablar de Emilio Aragón es hacerlo de algunos de los mayores éxitos televisivos de la historia reciente. Con sus inolvidables zapatillas blancas, su naturalidad y su imagen de yerno ideal, el polifacético artista ha sabido hacerse un hueco en el hogar y en los corazones de los españoles, quienes en estas casi tres décadas le han visto presentar, crear guiones, actuar, dirigir películas y orquestas, producir musicales y grabar discos con la misma facilidad con la que ha sabido crear uno de los grandes imperios mediáticos de nuestro país.

Todo sin perder un ápice de talento, ilusión y constancia, tres de los grandes secretos del éxito de este artista que se considera «un eterno aprendiz».

Sin embargo, su creatividad y su buen hacer le vienen de familia. Bisnieto, nieto, sobrino e hijo de grandes figuras del circo mundial, es el único hijo varón de Miliki y Rita Álvarez, una cubana de ascendencia asturiana.

Nacido en La Habana en 1959, durante su infancia vivió en Buenos Aires, México, Puerto Rico, Caracas, Chicago y Miami. A los 14 años su familia se instaló en España y él quiso tocar el piano; su padre aceptó con una condición. «Quiero oírlo sonar al menos una hora al día», le dijo. Estudió en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y en 1977 empezó su carrera en el programa ‘El gran circo de TVE‘ con el nombre de Milikito y junto con su padre y sus tios Gaby y Fofito.

Pero no tardó en emanciparse y en 1983 estreno con éxito ‘Ni en vivo ni en directo‘, un formato de humor con el que revolucionó el panorama televisivo de la época.

CURIOSO Y MISTERIOSO

Su salto a la fama le llego un poco más tarde, a finales de los ochenta, con los programas ‘VIP‘, ‘VIP noche’ y ‘VIP guay‘, todos en la recién creada Telecinco. En 1992 dio el salto a Antena 3, donde dirigió ‘Noche, noche‘ y presentó ‘El gran juego de la oca’, el mayor éxito en la cadena en aquel momento.

Aunque entonces ya tenía su propia productora, Caribe Music, en 1993 fundó Globomedía, una de las principales productoras de contenidos de España y responsable de formatos como ’Caiga quien caiga’, ‘El intermedio’ o ‘Médico de familia’, la serie donde dio el salto a la interpretación y con la que alcanzo la cima de su popularidad con el inolvidable Nacho Martin, un médico viudo con el que empatizó toda una generación y que,’ además, provocó su retiro mediático para preservar su intimidad, su bien más preciado.

Y es que, paradojas de la vida, a pesar de ser una de las personas más famosas de España, a sus 63 años recién cumplidos sumó uno más el 16 de abril, Emilio es también uno de los artistas más herméticos y misteriosos.

Quienes le conocen bien saben que su curiosidad e inquietudes artísticas y empresariales han viajado en dirección contraria a su deseo de ser famoso. «Tampoco tengo mucho que decir, hay gente más interesante que yo», ha dicho en alguna ocasión este «músico de profesión al que le han dejado hacer otras cosas».

SU ÚNICO Y GRAN AMOR

Al igual que la imagen que proyectaba en su serie más recordada, Emilio es una persona profundamente hogareña y familiar. «Mi gran pasión es mi familia, mis hijos, mis nietos… Son el centro de mi vida», ha dicho. Son muy pocas las ocasiones en las que se deja ver con sus tres vástagos: Iciar (37), empresaria e ‘influencer’; Macarena (34); quien estudió Moda en la Universidad Camilo José Cela; y Nacho (24), el ‘ojito derecho’ del artista y formado en Administración y Gestión de Empresas en Estados Unidos.

Algo más locuaz se ha mostrado al hablar del gran amor de su vida y madre de sus hijos: Aruca Fernández-Vega (6). Se conocieron cuando él tenía 17 y ella, 15 porque Manolo, el tío de Aruca contrató para el circo Price. Desde entonces, no han vuelto a separarse. «Tengo mucha suerte de tener una compañera que me entiende.

Ya son 39 años juntos, toda una vida». Y lo que les queda…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: