Carlos Herrera da el último adiós a su madre

Carlos Herrera da el último adiós a su madre

Carlos Herrera da el último adiós a su madre

El comunicador que estaba muy unido a su progenitora, ha pasado este duro trance junto con su familia y su exmujer, con quien sigue manteniendo una gran amistad.

Hace diez años que Marilé Montero (55) y Carlos Herrera (63) decidieron emprender caminos separados tras dos décadas de vida en común. Durante este tiempo, la expareja siempre ha demostrado una enorme sintonía, todo un ejemplo en lo que respecto a divorcios mediáticos.

De ella han vuelto a hacer gala una vez más, aunque en esta ocasión el motivo ha sido mucho más triste y doloroso que en anteriores ocasiones. El pasado 29 de enero fallecía a los 91 arios Blanca Crusset, madre del periodista, una mujer, según los que la conocieron, “elegante”, “luchadora”, “encantadora”, “muy querida” y a quien el locutor almeriense, hijo único, estaba muy unido.

Como no podía ser de otra manera, la periodista navarra no dudo en desplazarse hasta el tanatorio sevillano donde se celebraron las exequias para acompañar a la familia en este difícil trance, convirtiéndose en un gran apoyo para Herrera, quien perdió a su padre con tan solo 11 años, y también para su hijo, Alberto (29), muy afectado por esta pérdida porque, al igual que su hermana, Rocio (26), ha vivido muy cerca de su abuela durante toda su vida.

Vestida completamente de negro, la que fuera ‘chica Hermida’ -quien siempre ha insistido en que, pese a su divorcio, siguen siendo una familia “tan querida como unida”- no se separó del joven, a quien, como se puede comrobar en las imágenes, no solté en ningún momento de su mano, muestra del apoyo sin fisuras de una madre cuando se pierde a un ser tan querido.

En la despedida, muy intima a causa de la pandemia y a la que también acudieron Juan Ignacio Zoido y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, no pudo estar la benjamina del clan, quien precisamente adopté su apellido artístico de su abuela y a quien ha querido recordar con una tierna imagen en la que se aprecia la enorme complicidad que tenían. La joven reside en Nueva York y, aunque ha estado en permanente contacto con su familia, finalmente no pudo viajar a España para el último adiós. Con doña Blanca no solo se va una segunda madre para la joven, sino el pilar más importante en la vida del comunicador, quien estuvo tan orgulloso de ella como su progenitora de él.

“Yo soy lo que soy gracias a mi madre” ha dicho Carlos en más de una ocasión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: