Adicta a la cirugía estética

Anastasia sueña con ser la mujer con los pómulos más grandes del mundo y para conseguirlo se infiltra ella misma.

Anastasía Pokreshchuk tiene 32 años y es adicta a la pomuloplastia -procedimiento estético para aumentar o disminuir los pómulos-

Esta ucraniana tiene un objetivo un tanto polémico: convertirse en la mujer con las mejillas más grandes del mundo.

Para ello se ha sometido a múltiples operaciones estéticas y se ha gastado más de dos mil dólares en material de infiltraciones, ya que es ella misma quien se las hace.

Su obsesión por los pómulos empezó a los 26 años, cuando se realizó su primera infiltración después de que sus amigas se burlaran de ella diciéndole que se parecía a un ratón. Ahora se siente contenta con su rostro, aunque asegura que el tamaño no es suficiente y seguirá pinchándose hasta alcanzar el resultado deseado.

Confiesa que recibe muchos comentarios hirientes por su aspecto, pero afirma que ya no le importa lo que digan los demás:

«Puedo parecer rara, pero no me importa».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: