Trucos geniales para el hogar

Trucos geniales para el hogar

Trucos geniales para el hogar

OCULTA LAS PATAS DE LAS SILLAS Y LAS CAMAS
Las sillas, sofás y camas con patas a la vista pueden romper con la tranquilidad y la armonía visual en una estancia. Por eso es mejor comprar muebles sin patas o, si las tienen, tapadas con faldones. Por ejemplo en el caso de la cama, cúbrelas con la colcha y con un ‘plaid’ o mantita encima.

UN BANCO CORRIDO PARA TUS INVITADOS
Si tienes poco espacio en el comedor y sueles tener muchos invitados, en vez de poner sillas coloca un banco corrido, donde entrara más gente y estarán más a gusto. Este mueble también es ideal para los rincones pequeños, irregulares y con columnas, sobre todo en la cocina, ya que se pueden fabricar con la medida exacta.

¿SABES COMO LIMPIAR UNA ALFOMBRA DE SISAL?
El sisal es un tejido natural muy resistente y la suciedad no se adhiere fácilmente a sus hebras, pero si la ves manchada no se te ocurra lavarla con agua ni mojarla mucho, ya que la estropearas; hay que limpiarla en seco. Si se te ha derramado algún líquido, límpialo inmediatamente presionando firmemente la mancha con un papel o con una toalla de tela limpia y seca.

APUESTA TODO AL BLANCO
El color blanco es un tono que nunca falla, así que, si tienes dudas o te cansas muy rápido de las cosas, pinta todas las paredes y columnas de blanco, incluso las puertas, ya que es un tono que ilumina muchísimo cualquier estancia y no cansa nunca. También puedes utilizarlo en los muebles si el color del suelo contrasta con ellos.

ELIGE LA MÁQUINA DE COSER PERFECTA PARA TI
Si te has iniciado en el mundo de la costura y quieres empezar a usar una máquina, necesitaras comprarte un modelo sencillo que valga para principiantes. No todos los modelos son iguales y las más profesionales suelen ser muy complejas, además de muy completas, pero rara vez utilizarás todas sus funciones. Déjate aconsejar por los expertos antes de adquirirla.

ACABA CON LOS RODALES DE SUDOR EN LAS CAMISAS
Con el uso y el paso del tiempo es habitual que aparezcan manchas de sudor de un tono amarillento en la zona de las axilas. Puedes eliminarlas haciendo una pasta con cuatro cucharadas de bicarbonato sódico y un cuarto de taza de agua tibia y frotar la zona manchada. Después lava la camisa de forma habitual.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: