Todo sobre el caso Mainat

Un guion digno del mejor “thriller”. Nos referimos a la rocambolesca historia que tiene como protagonista a Josep Maria Mainat, fundador de la productora Gestmusic (“OT” y “Crónicas Marciana”») , tras descubrirse que su actual mujer, Angela Dobrowolski (arriba, juntos, el día de su boda) , habría supuestamente intentado acabar con su vida, administrándole dos inyecciones de insulina que le provocaron un coma hipoglucémico. Al pare cer, Mainat, que padece diabetes, habría dicho a la niñera de sus dos hijos, en la ambulancia que le llevaba al hospital donde, dos días después, fue dado de alta:

“Ha sido ella, me ha pinchado varias veces”, en referencia a su mujer; de origen alemán, treinta y siete más joven que él, y madre de sus dos hijos, de ocho y de cuatro años.

Los Mossos sospechan que todo tiene un móvil económico y que ella quería evitar el divorcio y optar así a una herencia multimillonaria. Pero, por si los ingredientes de esta casi surrealista trama fueran pocos, el pasado día 2, una mujer con tres maletas salía gritando del domicilio de Mainat -el productor no estaba dentro, ya que vive con sus hijos menores en otro lugar-, asegurando que era la exnovia (la rusa Alina, del “escort” latino que, al parecer, habría contratado Ángela y que se encontraba en el interior junto a esta).

Alina, la rusa, novia del escort latino

El hombre en cuestión, llamado Gabriel, sería detenido horas después en esa misma casa por agredir precisamente a su exnovia exnovia delante de las cámaras de televisión.

Tras su paso por comisaria, quedó en libertad, acusado de un delito de maltrato.

COMUNICADO DE SU HIJO

Ante el cariz que habían tomado los acometimientos, Pol Mainat, el hijo que José Maria tuvo con Rosa Mari Sardá, emitió un comunicado en el que, entre otras cosas, decía:

“Quiero aclarar que todo lo que se está viendo en las últimas horas son cosas que nosotros desconocíamos por completo. Ni mi padre ni ningún miembro de nuestra Familia conocemos a todas las personas que están apareciendo en nuestra casa, ni teníamos constancia alguna de su relación con la esposa de Josep Maria hasta que empezó la investigación policial. Quiero dejar claro que mi padre nunca ha participado en estas actividades. Tan solo ha pretendido ser, en estos años, un buen compañero y, sobre todo, un buen padre, como lo ha sido siempre conmig

La justicia se ha encargado de demostrar sin género de duda, que las acusaciones de la esposa de mi padre contra él son absolutamente falsas. Estoy dispuesto a soportar en mis espaldas todo lo que venga con tal de mantener a mis hermanos al margen de esta historia”.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: