Terelu y Carmen. La guerra continua

Tras el encuentro cordial que protagonizaron en el cumpleaños de Belén Esteban, la colaboradora de ‘Viva la vida’ esté enfadada y muy dolida por el polígrafo de Borrego, en el que no dejé en buen lugar ni a ella ni a su hija.

Parecía que la reconciliación entre Terelu (56) y Carmen Borrego (55) estaba más cerca que nunca después de que la hija mayor de Teresa Campos (80) decidiera sincerarse en ‘Viva la vida’.

Por primera vez habló abiertamente de lo que le ha molestado de su hermana, confirmando, además, que conversa con ella de los temas que atañen a su madre y a su propia salud. Ilusionada, explicó cómo había sido su encuentro cordial en la fiesta de cumpleaños de Belén Esteban (48), a la que se pensó mucho ir, no porque le «inquietara» encontrarse con Carmen, sino porque no sabía «como se iba a contar».

«Si lo iban a hacer forma justa y verdadera. Si de cualquier gesto se iba a deducir una discusión…», expuso en el plató.

Terelu dice adió a su esperanza de reconciliarse con su hermana

«SOY LA TONTA DE LA CLASE»

Pero esta mano tendida a un acercamiento quedé congelada cuando Terelu se enteró de que esa misma noche su hermana se sentaba en el polígrafo de ‘Sabado Deluxe’.

«Tengo la sensación de que soy la tonta de la clase, en el sentido de que todo el mundo sabe las cosas menos yo», expresé apenada y decepcionada, intentando contener las légrimas.

«No me lo esperaba. Sobre todo porque he tenido una semana muy complicada a nivel médico. Está todo bien, gracias a Dios. Lo primero que hice fue contárselo a ella, para que supiera que todo estaba bien», revelo explicando que había tenido la revisión del cáncer de mama que padecía y que, además, tuvo que acudir a urgencias por un problema en la rodilla que arrastra desde hace tiempo.

«No tengo ningún miedo […]. Lo que tengo es preocupación de que el polígrafo derive otra vez en polémica. Porque es que no puedo más», aseguré la hija de la Campos mostrando su cansancio. Y, muy decidida, explicó que lo que le había molestado de Carmen es que guardara silencio cuando en ‘Sálvame’ aseguraron en varias ocasiones que ellas «no se pueden ni ver».

Terelu decepcionada con su hermana

«Me ha dolido profundamente, confesé emocionada.

CUESTIÓN DE «TRABAJO»

Lo cierto es que las sospechas de Terelu no iban desencaminadas porque el polígrafo de Carmen no estuvo exento de polémica y sus preguntas se centraron, como es lógico, en la relación con Terelu y su hija. Borrego, que se mostró muy combativa, quiso dejar muy claro que quiere a Terelu y a su sobrina Alejandra (21) «con toda su alma», pero que para ella ese polígrafo solo era «trabajo» y no le había contado nada a su hermana por ese motivo, del mismo modo que ella nunca le dice donde va y las entrevistas que hace, apelando así a su libertad personal. De esta manera, y asegurando que no iba a hacer «daño a nadie», desvelaba el origen del enfrentamiento con su hermana, algo que hasta ahora se desconocía.

«Por lo que se desata esto es por un cebo de ‘Viva la vida’ que dice que yo he llamado a su hija ‘desquiciada’ y ‘aprovechada’, y yo lo de ‘aprovechada’ no lo he dicho nunca. Y si digo ‘desquiciada’ es porque lo dice Jorge y antes ella me dijo que yo estoy mal de la cabeza», explicó responsabilizando al programa en el que trabajé por la selección que hicieron de sus declaraciones.

Una de las preguntas más peliagudas giró en torno a unos mensajes agresivos que asegura que Terelu le mando.

«Me dijo que le iba a contar a mi marido quién soy yo. Entiendo que cuando una se calienta dice muchas cosas, pero creo que ahí sobrepasó todos los limites», afirmó Carmen, reconociendo que esto le había dañado profundamente.

Pero hubo más. Sin pelos en la lengua, admitió que pensaba que su hermana no era capaz de controlar a Alejandra, que la joven le había hecho mucho daño y también que se había referido en alguna ocasión a su sobrina como «la niña de la curva».

Estas afirmaciones provocaron el enfado de Alejandra, que, pese a la petición de Terelu para que no contestara a su tía, no pudo evitar alabar el comportamiento de su madre y criticar duramente el de Carmen:

¿Qué voy a decir ante un insulto? En esas imágenes se ve como es, yo no soy como ella, yo no insulto a nadie y mucho menos a mi familia. Que me quiera menos, pero que me quiera mejor».

Unas durísimas palabras que, en este caso, se corresponden también con los sentimientos de su progenitora. Y es que la decepción de Terelu ante la actitud de su hermana es mayor que nunca y su entorno asegura que está completamente indignada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *