Terelu revive el miedo a su enfermedad

Terelu revive el miedo a su enfermedad

Después de dos tumores de pecho, una doble mastectomía y una reconstrucción, la presentadora confiesa el temor que siente de sufrir un nuevo cáncer: «Hasta que me siento con el médico, no me quedo tranquila».

Terelu Campos (56) brilla por fuera, pero lo que pocos saben es que por dentro sufre, y el motivo no es otro que el cáncer de mama que ha sufrido en dos ocasiones. El primero le fue detectado en 2012 y le ganó la batalla, al menos por un tiempo. Pero seis años después, el tumor volvió a aparecer, aunque en esta ocasión en el otro pecho. Este nuevo diagnóstico se convirtió en una pesadilla para ella.

Al duro tratamiento se sumó una doble mastectomía y la posterior reconstrucción de los dos pechos. Un proceso lento y doloroso que la presentadora vivió con angustia y que desea olvidar.

UN AÑO SIN MEDICACIÓN

Tanto que ahora la hija mayor de Maria Teresa (81) acaba de someterse a una revisión de su enfermedad -lo hace cada seis meses y ha vuelto a revivir todos esos miedos y los malos momentos del pasado: «Cada vez que me hago las pruebas voy sabiendo los resultados, pero hasta que no me siento con el médico no me quedo tranquila.

Noticias en GATITAROSA >>>  Olga Moreno abierta al amor

Pienso que él ha podido ver algo que el resto no… Cuando me dice que todo está bien, es como si me quitara una losa de encima. Cada año que pasa, estoy más intranquila». La malagueña cree que esto le ocurre por el diagnóstico de su segundo cáncer, que llego cuando pensaba que estaba recuperada.

«Habían pasado cinco años y se suponía que todo estaba bien. Estuve un año sin tomarme la medicación, por primera vez, y fue cuando apareció el tumor en el otro pecho», confiesa sobre aquel momento en el que el mundo volvió a derrumbarse. Por eso asegura que prefiere «no dejar la medicación nunca».

Ahora, tiene seis meses por delante hasta su siguiente revisión, que será en enero por decisión propia. «El primero me lo diagnosticaron en diciembre, por eso prefiero no hacer la revisión ese mes, por si me pasa algo. Sé que es ridículo y absurdo», asegura a sabiendas de que el cáncer no entiende de supersticiones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: