Sra. Carrasco: Mi más sentido pésame (carta abierta)

Sra. Carrasco: Mi más sentido pésame

Sra. Carrasco: Mi más sentido pésame

Sra. Carrasco, mi más sentido pésame!!!!

Usted se preguntará porque le doy el pésame, y paso a explicarme:

Le doy el pésame por perder a sus hijos.

Le doy el pésame por perder su instinto maternal.

Le doy el pésame por degradarse como persona, mujer y madre.

Le doy el pésame por exponerse públicamente y bajo su voluntad a un escarnio público sin precentes… y ahora:

Siento lástima y mucha por usted. No tengo ningún descalificativo que la defina, ya que usted ha superado cualquiera que aparezca en un diccionario.

Siento lástima de esos niños por tener una madre como usted, Sra. Carrasco, ¿cómo pudo usted parir unos hijos tan extraordinarios viendo la clase de persona que usted es?

¿Cómo se atreve a dejar a unos hijos con ese “Ser” que usted dice ser el mismísimo demonio?

¿En qué cabeza cabe, que usted como madre no luchara con todas sus fuerzas por conseguir librar a sus hijos de ese supuesto”Ser”. Los insultos,las vejaciones y demás maltratos,te dejan secuelas difíciles de superar, pero…

¡Qué toque a mis hijos algún “Ser”, eso Sra. Carrasco es lo más duro a lo que se puede enfrentar una madre, ¿sabe Sra. Carrasco?

¿Ha entendido usted la diferencia entre luchar por unos hijos o ponerlos a los pues de los caballos?

¿Ha entendido usted que ningún ser le quita nada?

Los pierde quien deja de luchar, los pierde quien los humilla como hace usted, los pierde quien no los trata con amor, ternura y respeto.Sra. Carrasco…me hubiera encantado que en la vida de mis hijos hubiera una Olga Moreno, un SER como ella que sus hijos tienen en su vida.

Piénselo por favor, tiene unos hijos maravillosos y eso no es por casualidad.

Y ahora Sra. Carrasco… reflexione y miré a ver si usted no tiene en su cama un SER que es quién no le está dejando vivir. Mire a sus hijos por favor… ¡Pero mírelos bien..y luché por ellos!

Pídales perdón, Amelos. Entienda que esos niños son un trozo de su alma y de su corazón… encamine su vida y corrija sus errores…. pero sobre todo… permita que esos niños sean felices Sra. Carrasco.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: