Frutos secos. Proporcionan proteínas, fibra y ácidos grasos saludables. Por eso, no hay nada como un puñado de anacardos, nueces, pistachos o almendras para reponer fuerzas a media mañana o por la tarde. Combinados con frutas deshidratas como los higos, los orejones o las cerezas, la inyección de energía es aún mayor.

Pan de centeno, salmón y aguacate. Omega-3, proteínas, vitaminas del grupo B, selenio e hidratos de carbono saludables. Este snack es ideal para cualquier momento.

Yogur natural con moras hay nada como un puñado y frambuesas. Para aportar calcio y vitamina C, no hay nada como este tentempié tan sano como apetecible, al que se le puede añadir cualquier otra fruta.

Deja un comentario