Sara Carbonero y Kiki Morente ya no se esconden

La periodista acompañó al cantaor en la fiesta que ofreció en un local madrileño después de uno de sus conciertos, a la que acudieron también numerosos amigos y familiares.

El pasado mes de julio se hacía pública la nueva ilusión de Sara Carbonero (37) tras su divorcio de Iker Casíllas (40). El hombre que había conquistado su corazón era un cantaor llamado Kiki (31), hermano de la también cantante Estrella Morente (41).

En ese momento llevaban dos meses conociéndose y ya compartían no solo amigos, sino también eventos familiares. Muy cauta, como siempre ha sido en estos temas, la periodista quiso llevar los inicios de este romance en el más absoluto de los secretos, pero no pudo evitar que la noticia se filtrara a la prensa. Aun así, la primera vez que coincidieron en público, a finales de agosto en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, donde el hijo menor del desaparecido Enrique Morente ofreció un concierto, en ningún momento se los pudo ver juntos porque ambos lo evitaron saliendo por la puerta de atrás del local y por separado.

Sara Carbonero y Kiki Morente, inseparables en su última cita: de cena tras su concierto
Sara Carbonero y Kiki Morente, inseparables en su última cita: de cena tras su concierto

PASO A LA NORMALIDAD

Pero ahora, pasado el verano, la periodista y el cantante parece que se han cansado de esconderse y se han dejado ver juntos, con lo que demuestran que su relación marcha estupendamente, sin prisas, pero con paso firme y decidido. Sara se reunía con Kiki y su círculo de amigos en común en un conocido restaurante madrileño tras el concierto que ofreció el artista con motivo del lanzamiento de su segundo trabajo discográfico, ‘El cante’. Entre los asistentes a la reunión estaban Estrella Morente y Raquel Perera (46), exmujer de Alejandro Sanz (52) y gran amiga de Sara Carbonero.

No en vano ambas pasaron parte del verano juntas con sus hijos en la costa gaditana, donde coincidieron en varias ocasiones con el nuevo amor de la periodista. A esta celebración también se unieron Paloma Cuevas (49), que mantiene una estrecha relación con Carbonero, y su padre, Victoriano Valencia (88), al que Kiki saludó efusivamente, lo que evidencia que no era la primera vez que coincidían.

Sara Carbonero y Kiki Morente juntos en una cena con Paloma Cuevas

CÍRCULO DE CONFIANZA

Fieles a su habitual discreción, aunque esta vez sin ocultarse, Sara y Kiko entraron y salieron por separado del local, donde disfrutaron con sus amigos de una divertida velada. Algo que demuestra que, además del amor, comparten amistades y son uno más en el círculo íntimo del otro, detalle inequívoco de que su relación se va asentando y, quizá por ello, lo más lógico ha sido imprimir normalidad a la situación actual. Y es que, tras unos años muy duros y difíciles, Sara ha recuperado la felicidad y, aunque sigue sin querer hablar abiertamente de Kiki su mirada, sus publicaciones en sus redes y sus mensajes demuestran que la vida le sonríe de nuevo.

«Hay tiempo para el amor y para todo, pero lo importante es tener mucha salud y estar ilusionada, ya esta. Estoy muy ilusionada con todo, con la vida, que es muy bonita», comenté hace unas semanas evidenciando el magnífico momento que atraviesa. El cantante, por su parte, parece que ya se está acostumbrando ala inevitable expectación mediática que provoca su relación con la ex de Casíllas, y de hecho fue el primero que confirmé, al inicio del verano, que eran amigos y se estaban conociendo.

«Sara y yo tenemos una amistad muy bonita y nos dejamos llevar. Ya se irán viendo las cosas», comentó muy sincero.

Con el paso de los meses, esa amistad parece haber evolucionado hacia algo más profundo y cuentan con el apoyo de amigos y familiares. Solo ellos decidirán cuando van a gritar su amor a los cuatro vientos o si van a hacerlo. Mientras, disfrutan de su felicidad dejando, tal y como abandera el título del programa que presenta Sara en Radio Marca, ‘que siga el baile’.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: