«Me ha tocado mucho su partida, ha sido una de las personas más bonitas de mi vida», asegura emocionada sobre San Francisco, fallecido el pasado 1 de marzo a los 65 años.

Dicen que, por mucho tiempo que pase, los primeros amores no se olvidan. De ello da fe Rosario Flores (57), quien a pesar de ser poco dada a hablar sobre su vida privada ha abierto su corazón para recordar a su primer novio, el actor Quique San Francisco, fallecido el pasado 1 de marzo a los 65 años. «Me ha tocado mucho por su partida», ha asegurado la cantante en el programa Liarla Pardo, donde ha reconocido que el actor ha sido «una de las, personas más bonitas» de su vida. «Le conocí con 18 años y él tenía 27 y me hizo la mujer que soy hoy. Me podía haber enseñado cosas malas y me enseñó a ser una mujer libre, a saber querer bien», ha reconocido. Aunque no es la primera vez que la hija de Lola Flores se deshace en halagos hacia el madrileño, quien tras varias semanas ingresado no pudo superar una neumonía necrotizante, si es la primera vez que habla públicamente de su muerte, un acontecimiento que la ha llenado de tristeza y de recuerdos. «Era un genio irrepetible, generoso, un artista maravilloso», ha explicado, confesando que le echa muchísimo de menos» y que incluso habla con él. «Si me oye, que nos ayude un poquito», expresó emocionada.

CUATRO AÑOS JUNTOS

Casada con Pedro Lazaga (57) desde 2006, la cantante nunca ha sido muy dada a hablar de su historia de amor con el también humorista, con quien salió durante cuatro años en la década de los ochenta, aunque ahora admite que con él vivió «una de las épocas más bonitas» de su vida. No en vano a él le atribuye también su manera de amar y asegura que si después ha tenido relaciones amorosas sanas ha sido gracias a él. «Nunca habrá nadie como él», afirma rotunda sin poder ocultar lo afectada que está. La primera vez que se refirió a su fallecimiento fue a los pocos días de la muerte. «Siempre vivirás en mí», escribió en sus redes. Ni entonces ni ahora ha querido ahondar en los motivos de su ruptura, si bien el propio San Francisco no tuvo problema en aludir a ellos. «Tuve dos años maravillosos con Rosario y dos que me dediqué a la maldita cosa esa… Un día le dije que tenía que dejarme», explicó en referencia a la etapa en la que sufrió serias adicciones.

Deja un comentario