Rosa López recuerda el coste emocional que le supuso la fama

Dos décadas después de ganar ‘OT’, confiesa que cree que se alzó con el triunfo porque al público le daba «pena», que cambió su físico porque era lo que se esperaba y que durante años pensó «Todo el mundo quiere sacar tajada de mí».

Han pasado 20 años desde que Rosa López (41) ganó ‘Operación Triunfo’, el concurso de talento musical en el que enamoró al público, que la siguió en masa, la aupó a lo más alto y la convirtió en la estrella del momento.

Un fulgurante ascenso al olimpo de los ‘elegidos’ que no ha sido precisamente un camino de rosas, sino que le ha clavado muchas espinas, como la ansiedad, una baja autoestima por su apariencia física, frustraciones, problemas económicos, estafas e incluso el riesgo de perder la Voz.

No es la primera vez que Rosa expone con crudeza el peaje que tuvo y ha tenido que pagar por lograr un éxito que no buscó y que se encontró por casualidad, pero llama la atención que dos décadas después siga recordando los momentos más oscuros, emocionada y sin poder evitar las lágrimas, lo que evidencia el trauma que parece arrastrar desde entonces.

Así se ha sincerado con Jordi Evole, quien, al recordarle que enamoró a todos por su naturalidad, no esperaba la respuesta cortante de Rosa. «¿,No fue por pena? Venga, Vamos a votarla porque, pobrecita, como va a ser que no vaya a ganar el programa…», afirma la artista con un terrible deje de amargura.

ESTAFARON A SU PADRE

Y es que la granadina nunca ha ocultado que la joven que se presentó al concurso no tenía experiencia vital ninguna y tampoco se aceptaba como era. Así recuerda el ‘casting’: «Me preguntaron qué estaría dispuesta a hacer por entrar al programa y dije que perder peso. Creía que era lo que querían escuchar…

Noticias en GATITAROSA >>>  Santi Millán y su esposa indignados por el ataque a su intimidad

Si fuese más delgadita, con los dientes derechos, sin gafas, hablando mejor…». De esta forma detalla todos los aspectos que transformó para conseguir ser la estrella que pensaba que el público deseaba. Un cambio total de vida, físico y emocional, que arrasó con ella y que la llevó al diván de un psicólogo porque, según confiesa, los cables se le «cruzaron» y no supo gestionar la fama que le llegó de la mañana a la noche.

«Entré en un programa y, cuando salí, todo el mundo me conocía, el público tiraba vallas para vernos…», recordó hace tiempo haciendo esta reflexión sobre el éxito: «Tengo una profesión con la que, si no tienes cuidado y no estás empeñada con tener un equilibrio, acabas por las nubes o por el suelo».

Y, aunque podría pensarse que todo el esfuerzo que realizó al menos la convirtió en una mujer rica, el año pasado confesó sin tapujos: «Yo tuve una casa, un BMW X5, un chalé en Granada… Todo eso que conseguí lo tuve que vender».

Aseguró también entonces que pagaba religiosamente la hipoteca de un piso pequeño y recientemente ha revelado que sus fans la ayudan económicamente. Unos vaivenes en sus cuentas que se remontan también a años atrás, como confesó a Evole recordando el día que su gestor le informó de irregularidades en una de sus declaraciones:

«Me dijo que había un problema con Hacienda, que no había justificado 80 millones de pesetas». En la misma línea, ya en su momento reconoció que tanto ella como su familia, en la que confió para llevar su carrera musical, fueron estafados por su inexperiencia en este terreno.

Noticias en GATITAROSA >>>  Rocío Flores y su hermano estudian demandar a su madre

«Seis años después de ganar ‘OT’ empecé a preguntarme cuál era el beneficio de que no pudiera hacer vida normal. En ese momento llamé a mi padre, me puso al día de todo y descubrí que le habían engañado», conté hace tiempo sin querer señalar a los responsables.

«Lo que pasa es que un artista tiene que decir que todo va perfecto y que económicamente le va perfecto y no es así», reconoce también en el programa del catalán, resumiendo así lo que sintió durante años al respecto: «Todo el mundo quiere sacar tajada de mí».

SU PROPIA MANAGER

Por eso, tras todo lo vivido, ahora Rosa ha optado por ser ella quien lleve las riendas de su carrera y se ha convertido en su propia manager. No tiene discográfica y ha publicado un sencillo independiente, ‘Si no te vuelvo a ver‘, con el que por fin se ‘siente realizada. En su vida personal es feliz con su novio, Iñaki García, un policía al que quiere «con locura» y con el que lleva dos años de relación.

Su trabajo, su pareja y su familia son sus alicientes para seguir, aunque muchas veces pensó en tirar la toalla, como reconoce, porque le faltó que le mostraran «más empatía».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: