Rania, una madre orgullosa de sus hijas

La familia hachemí ha vivido unos días de grandes celebraciones.

Salma de Jordania, la tercera hija de los reyes, acaba de cumplir 26 años e Imán, la segunda, 27.

Una ocasión que su madre la reina Rania (51), ha aprovechado para compartir un nuevo retrato con las dos jóvenes y mostrar al mundo lo orgullosa que esté de ellas. Las tres mujeres de la Casa Real posan sonrientes y vestidas de color blanco el tono al que la soberana recurre con asiduidad consciente de lo le favorece En esta nueva instantánea apare ce de nuevo muy rejuvenecida tanto que las tres parecen hermanas en vez de madre e hijas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: