¿Qué pasó con las joyas de Rocío Jurado?

Uno de los aspectos más oscuros que rodean a Rociíto y su relación con el clan Jurado es el de las joyas que ‘La Más Grande’ dejó a su hija Rocío Carrasco en herencia.

Rocío Jurado adquirió, a lo largo de su vida, valiosas piezas de altísimo precio.

Corales, diamantes y piezas de oro amarillo valoradas entre 20.000 y 150.000 euros son el ajuar que Rocío Jurado dejó a su hija tras su fallecimiento.

“Ella era de brillantes y zafiros. Pendientes de colgar de unos 25.000€, un reloj de oro y brillantes valorado en 50.000€, la cruz que lució el día de su boda alcanzaría los 150.000€Mucho es bisutería, le encantaban los brillantes, ella tenía muchas joyas, no han salido dos brillantes enormes que se los compró a una joyera valenciana… Los corazones que le costaron 20 millones de las antiguas pesetas…Lo que nunca se quitaba era un triángulo, que se lo hizo Mili, Milagros Jiménez, ella era mucho de energías. Si se ponía una sortija y ese día se le daba mal ya no se lo podía más…” explicaba hace un tiempo Rosa Benito.


Son muchas las joyas Rocío Jurado, pero nadie sabe cuál es el valor exacto de una maleta llena de joyas, que Amador Mohedano asegura que dejaron de ver de un día para otro, una maleta de joyas a la que en vida de la cantante tenía completamente prohibido su acceso su hija Rocío Carrasco.

“¿Dónde está el maletín con las joyas de mamá?”

“Lo primero que hizo Rociíto cuando falleció su madre fue preguntar por donde estaba la maleta. Las joyas de Rocío Jurado estaban escondidas en un maletín que ni siquiera su hija sabía dónde estaba, porque Rocío Jurado tenía prohibido que la niña tocara nada. No se fiaba de ella porque sabía que si su hija tocaba algo después faltaría. Solo confiaba en mí. Fíjate si confiaba en mí que cuando nos dejó a quién llamó su hija para preguntarle dónde estaba el maletín de las joyas de su madre fue a esta servidora. ¡Y ahí estaba todo, no faltó ni un alfiler! Que si hubiera querido podía haberme llevado lo que hubiera querido y nadie se hubiera enterado”, nos comentaba Rosa.

“El anillo que lleva mi sobrina Rocío, es la única que nunca se quitaba, fue uno de los primeros brillantes que se compró y le tenía un cariño especial”.

De todas aquellas joyas, Rocío Carrasco solo luce el anillo de brillantes favorito de su madre que llevó el día de su boda con Fidel y que no se ha quitado en la grabación de la fakeserie, del resto poco se sabe.

“Seguramente se hayan desmontado y vendido.”

  Ana Rosa Quintana enfurece a Jorge Javier Vázquez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: