¿Por qué merece la pena ejercitar el suelo pélvico?

Si no se mantiene en forma esta zona, es fácil que con los afros aparezca la incontinencia urinaria y anal, así como algunos problemas sexuales.

El suelo pélvico tiene la misión de proteger y sostener tres sistemas del cuerpo humano: el urinario, el digestivo y el reproductor. Por eso, mantenerlo firme y en plena forma es fundamental para evitar tener problemas durante las relaciones sexuales o incontinencia, tanto urinaria como anal.

Para ello es necesario realizar una serie de rutinas físicas, a ser posibles diarias, que nos ayuden a fortalecer la zona, así como llevar una alimentación equilibrada y no fumar.

Esto cobra especial importancia después de los partos y durante la menopausia.

Uno de los ejercicios básicos consiste en relajar los músculos abdominales y expulsar el aire realizando el gesto de contener la orina o una defecación.

Se puede realizar tanto de pie como tumbada boca arriba y bocabajo y es conveniente hacer quince repeticiones nada más levantarse, por la tarde y antes de acostarse.

Llevarlo a cabo con la ayuda de una pelota de pilates también nos puede facilitar la tarea.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: