Nuevo disgusto para Máxima de los Países Bajos

Polémica por una fiesta de Alexia de los Países Bajos

Las imágenes de la princesa muy maquillada y con poca ropa durante un desfile en el exclusivo internado de Gales donde estudia han supuesto todo un escándalo en Holanda.

La reina Máxima de Holanda (50) parece no ganar para disgustos. Y es que, si su familia lleva en el punto de mira varios meses debido a su cuestionado estilo de vida durante la pandemia y a su aumento de sueldo, ahora ha sido su hija mediana, Alexia (16), la protagonista de una nueva polémica.

La princesa, que estudia en el mismo internado que Leonor (15), el UWC Atlantic de Gales, participé, al igual que el resto de los alumnos, en las actividades realizadas en el centro con motivo de la semana ‘queer’ -‘todas las minorías sexuales’ en inglés para dar visibilidad al colectivo LGTBIQ+.

La mayoría de las celebraciones consistieron en charlas y dinámicas, nada fuera de lo normal. Pero unos videos e imágenes filtrados de una fiesta por la noche han desvelado que no todo fueron tertulias y debates sobre la diversidad sexual. Concretamente, el evento que ha provocado un gran revuelo mediático ha sido un desfile inspirado en el mundo del cabaret.

Una celebración que, como era de esperar dada su personalidad abierta y rebelde, Alexia no se quiso perder.

Alexia: EN El PUNTO DE MIRA

En una de las fotografías que se han hecho públicas, la hermana de Amalia (17) y Ariadna (14) sale posando junto con unas compañeras con un provocativo y escotado bodi rojo que deja al descubierto parte de la espalda y con el rostro muy maquillado.

Un provocativo ‘look’ que muchos no han considerado apropiado ni digno de una princesa. Todo un escándalo en Holanda, donde cada día se analiza más con lupa cualquier movimiento de la familia real.

Tanto es así que el diario ‘Ditjes en Datjes’ se ha hecho eco de esta imagen y otras del desfile, saltándose el pacto que existe desde hace años entre la Casa Real y la prensa por el cual se garantiza la no difusión de imágenes comprometidas o privadas de los Orange, motivo por el cual el medio podría tener problemas judiciales.

Por su parte, la Corona no se ha pronunciado al respecto ni se espera que lo haga. Pero lo que está claro es que los holandeses no están dispuestos a pasar ni una a sus reyes y que a Máxima, como a cualquier madre de adolescentes, se le acumulan las preocupaciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: