Norma Duval muestra su carácter

Tras participar en ‘Mask Singer’ y ‘El desafío’, la barcelonesa afronta un nuevo reto en los fogones de ‘MasterChef Celebrity’ donde está demostrando con creces que no está dispuesta a callarse.

A sus 66 años, no hay nada que se le resista a Norma Duval, que ve desde hace un par de años un nuevo resurgir televisivo en el que lo mismo canta enmascarada, que camina sobre cristales o se pone el delantal.

Tras su reciente paso por ‘Mask Singer’ y ‘El desafio’, la ‘vedette’ emprendió hace unos meses una nueva aventura en la séptima edición de ‘MasterChef Celebrity’, animada por su representante; Susana Uribarri (56). Un programa que ya se puede disfrutar y que ha supuesto todo un reto para la barcelonesa, pues, tal y como ella misma ha contado, «no sabía cocinar» y tan solo dispuso de 15 días de preparación antes de comenzar las grabaciones.

«Lo tenía todo en mi contra, pero me lo he pasado bien. Me he divertido mucho y he aprendido. Ahora le saco gustillo a la cocina», aseguró ilusionada durante la presentación del espacio en el Festival de Vitoria unos días antes del estreno del espacio. Y es que si hay algo que tiene claro, Norma en esta etapa de su vida es que quiere pasárselo bien.

  Marta Riesco a corazón abierto

«Después de haber hecho tantas cosas, ahora todo me parece nuevo y diferente. Me pilla con otra edad y lo disfruto de otra manera. Esto me hubiera pillado con 30 años y no lo haría, como tampoco quise hacer el ‘Telecupón’ en su momento», ha explicado.

«CUBOS Y BAYETAS»

Eso si, a pesar de vivir al máximo esta experiencia, Duval también reconoce que la presión ha sido grande. «He llorado cubos y bayetas! El que no ha llorado no lo ha sentido», explica la artista, cuyo carácter ha salido a relucir desde el primer programa. Y es que la ‘vedette’ protagonizó una dura discusión con Lorena Castell (41) a cuenta de la prueba de exteriores, en la que demostró que no está dispuesta a callarse. «Aquí hay que decir las cosas porque no hacerlo supone un dolor de estómago», afirmó contundente.

Deja un comentario