Natalia Sánchez y Marc Clotet presentan a su hijo

Natalia Sánchez y Marc Clotet felices papás de un niño

El pequeño Neo, que nació el 19 de mayo, se hizo esperan pero su llegada al mundo fue muy especial.

“Ha sido un parto mágico, sin epidural y sin miedo”, ha contado la mamá.

Natalia Sánchez (30) y Marc Clotet (40) están viviendo el momento más dulce de sus vidas, ya que acaban de dar la bienvenida a su segundo hijo.

El bebé, que se llama Neo, Vino al mundo el pasado 19 de mayo en Barcelona y ha pesado más de cuatro kilos, ya que se hizo esperar más de la cuenta y nació en la semana 41 de gestación.

La actriz, a la que todos recuerdan por su papel de Teté en la serie de televisión ‘Los Serrano’, compartió todos los detalles a través de las redes sociales:

“Ha sido un parto mágico, 100% natural, sin epidural, sin miedo… y rápido. A las 24 horas nos han dado el alta”.

Por su parte, el actor catalán también ha usado su cuenta de Instagram para ensalzar la valentía de su mujer:

“No puedo estar más orgulloso de formar esta familia contigo. Has hecho fácil algo que aún no me puedo creer… Gracias por haberme preparado para afrontar el parto tal y como tu querías y querer buscar la máxima conexión con tu cuerpo, con nuestro hijo y creer en la naturaleza, en tu fuerza como mujer y en tu instinto más que nunca”.

Igualmente, ambos compartieron la misma imagen del pequeño instantes después de venir al mundo y con su feliz mama dándole el pecho

“;Bienvenido, Neo! ;Qué ganas teníamos de conocerte!”, escribía Clotet junto a la fotografía.

La pareja lleva siete años de sólida relación y en enero de 2019 se convirtieron en padres por primera vez con la llegada de su hija Lia, un nacimiento que Natalia ha querido recordar por lo diferente que fue a este segundo.

“Con Lia estuvimos siete días en el hospital, era un parto de riesgo y nuestra única misión era sacar adelante a esos poco más de dos kilos que llegaron bastante antes de tiempo…”,

Superado ya todo aquello, los dos actores -que curiosamente han cumplido años durante el confinamiento- han recibido, sin duda, el mayor de los regalos.

“Ahora toca adaptarnos a nuestra nueva familia y disfrutar de cada Segundo de este momento único”, ha expresado la madrileña.

Ver esta publicación en Instagram

4’08kg de ternura que se han hecho esperar…¡Bienvenido al mundo, Neo!✨ No sé ni por dónde empezar… ahora mismo soy un cocktail de hormonas inundado en lágrimas y no puedo ni ver el teclado del móvil… Neo ha llegado al mundo el 19/05, un poco más tarde de lo esperado pero de la forma en que me lo había imaginado…❤️ Ha sido un parto 100% respetado, natural, sin epidural y poniendo toda la escucha y atención a lo que mi instinto y mi cuerpo me pedían… Luz tenue, canciones que me llenan el alma, mi amor @marc_clotet, y todas las mujeres de mi vida, las que han parido y las que no, como ángeles de la guarda susurrándome “tú puedes” y agarrándome la mano…ha sido la experiencia más increíble que he vivido jamás y todavía sigo en una nube…Menudo viaje…? Qué distinto es todo la segunda vez…qué distinto el lugar, aun siendo el mismo y qué distinta tú, aun siendo “la misma”… Con Lia estuvimos 7 días en el hospital, era un parto de riesgo y nuestra única misión era sacar adelante a esos poco más de 2kg que llegaron bastante antes de tiempo… Esta vez ha sido todo tan rápido, tan intenso..A las 24h nos han dado el alta, con un bebé de 4kg, en perfecto estado de salud, tras un parto mágico, sin miedo, en un momento muy “diferente” a nivel mundial y no he llegado ni a saber el número de habitación… La vida nunca deja de sorprendernos.. Ahora toca descansar, adaptarnos a nuestra nueva familia y disfrutar de cada segundo de este momento único… ¡Qué ganas!?? Gracias a tod@s por acompañarnos una vez más con tantísimo cariño… De verdad, es increíble… ❤️ Gracias al @sjdhospitalbarcelona por hacerlo taaaan fácil, a Moira, a la Dra.Miró, a Claudia, a María y a todo el grandísimo personal.. Y como siempre y por supuesto a ti, el mejor compañero de viaje de este planeta.. gracias una vez más por todo y por tanto…❤️ Te quiero @marc_clotet , ya somos 4..?⭐️

Una publicación compartida de Natalia Sánchez (@natasanchezmol) el

Ver esta publicación en Instagram

Lia, este es Neo✨He vivido pocos momentos tan emocionantes como este. Al llegar a casa del hospital, Marc fue a recoger a Lia a casa de sus “avis”. Yo esperaba en el salón de casa, impaciente, como una niña la noche de Reyes y Neo dormía en la habitación para que yo pudiera recibir a Lia. Nada más escuchar la cerradura de la puerta rompí a llorar…¡Empezamos bien! pensé.?‍♀️ Estaba tan nerviosa y emocionada a la vez… Era la primera vez que me había separado de ella 24h desde que nació y, claro, ella estaba tan contenta pero yo pensaba que, para entonces, ya me habría dejado de querer y me odiaría, por supuesto, por haber tenido otro hijo (si, así de melodramáticas somos algunas…?‍♀️). Cuando atravesó la puerta del salón y la vi… Dios mío…¡QUÉ MAYOR! De pronto era una niña enorme, altísima, que ¡bien podría estar llegando de la universidad!(insisto, el melodrama es lo mío.?‍♀️). Según me vio, vino corriendo a mi pecho. Me miró y, sin soltar el pecho (claro), me sonrió como si nada hubiera pasado…¡Bien! ¡Me sigue queriendo! pensé. Y volví a llorar. Las dos reímos. Mi niña…tan grande y tan pequeña a la vez… Tras tener nuestro momento le dije que en la habitación estaba Neo y que le había traído una muñeca muy bonita (la idea era que la llegada de Neo no fuera la única “novedad” del día así que cogimos la más hortera que encontramos en la tienda del hospital ?‍♀️)”¿Quieres ir a la habitación a conocerles?” Ella asintió emocionada. Al entrar en la habitación se quedó pasmada. Me agarraba la mano fuerte y no sabía muy bien a quién mirar, si a la muñeca o a Neo. Le dije: tú coge a la muñeca, yo cojo a Neo y vamos al sofá ¡corre! Aceptó. Ya en el sofá volvió a poner su atención en Neo. Se acercó, le tocó suavemente los pies y, en cuanto Neo se movió, ella quitó la mano corriendo y rió nerviosa. Supongo que no esperaba que ese “muñeco” se moviera y estuviera calentito…Todos reímos(un poco nerviosos, también). Después, y por iniciativa propia, volvió a cogerle suavemente los pies, esta vez para darles un beso. Yo volví a llorar. Ya somos 4… Fin.❤️

Una publicación compartida de Natalia Sánchez (@natasanchezmol) el

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: