Alivia, repara e hidrata tu piel tras exponerte a los rayos del astro rey aplicando este remedio a base de aloe vera, aguacate y pepino.

La piel del cuerpo y del rostro se resiente mucho con el sol, incluso aunque la protejamos correctamente con un SPF adecuado y no suframos quemaduras. Por eso resulta imprescindible proporcionarle cuidados ‘aftersun’.

Una buena manera de hacerlo es con esta mascarilla casera elaborada con un poco de gel de aloe vera, un pepino, un aguacate y el zumo de medio limón.

Mezcla bien todos los ingredientes en un bol con la ayuda de una cuchara de madera o un tenedor y deja que se enfríe en la nevera durante un par de horas. Aplícala con suaves masajes circulares en las zonas expuestas a los rayos solares después de la ducha y permite que actúe diez o quince minutos. Retira con un disco de algodón o agua.

Deja un comentario